Crisis económica de Chile de 1876

La crisis económica de Chile de 1876 fue un fenómeno económico que afectó fuertemente la economía de Chile a finales del siglo XIX.

Antecedentes

El rumbo librecambista asumido por la economía chilena luego del descubrimiento del Mineral de Caracoles dinamizó el comercio exterior de materias primas y dio gran impulso a la actividad bursátil y bancaria. Esta última, fue favorecida con la dictación de la ley de bancos de 1860 que permitió emitir papel moneda a los bancos, sin control estatal, hasta por el 150% de las reservas de su capital. Esto produjo un superávit de circulante impreso que no estaba respaldado metálicamente.

A estos factores de orden privado, hay que añadir los gastos militares y navales contraídos por el Estado a través de créditos, para hacer frente a la guerra con España de 1865.

Por ese mismo período finalizaba la guerra francoprusiana en la que Francia tuvo que pagar una cuantiosa indemnización a Berlín y Viena, lo que encendió una tremenda fiebre bursátil que se propagó a Nueva York, Londres e incluso París. Los hornos alemanes cuadruplicaron su producción, en EE.UU. se duplicó la extracción del hierro. Todo esto generó una sobre-especulación bursátil que hizo un “crack” en Viena y Nueva York en 1873. Como medida correctiva se adoptó el monometalismo sobre la base del oro por parte de EE.UU. y Europa (hasta ese entonces existía el bimetalismo, es decir la plata y el oro se usaban indistintamente en las grandes transacciones).

Other Languages