Crisis del siglo XVII

Sitio de Magdeburgo,1631. Esta ciudad alemana es un ejemplo extremo de la crisis del siglo XVII. Pasó de 30.000 habitantes a menos de 5.000 como consecuencia de esta acción y el posterior saqueo de la ciudad. Al final de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) no alcanzaba el medio millar.

La crisis del siglo XVII es una crisis general de duración secular que la historiografía aplica, en grado diferente, a la interpretación del desarrollo histórico durante ese siglo en toda Europa y la cuenca del Mediterráneo.

Aspectos de la crisis

Monarquía Hispánica

La crisis en la Monarquía Hispánica caracterizó porque la población registró un importante retroceso. Las causas fueron:

  1. Migración al nuevo continente.
  2. Bajas ocasionadas por las guerras.
  3. Expulsión de los moriscos.
  4. Conjunto de pestes y epidemias.

La agricultura empeoró provocando el hambre y las epidemias. Muchos campesinos abandonaron las tierras para irse a las ciudades para vivir como pícaros ó mendigos. La ganadería vio cómo se reducía el número de cabezas de ganado, debido a la sequedad de los pastos y de la destrucción provocada por las diversas guerras peninsulares. La industria y el comercio disminuyeron y el agotamiento de muchas minas americanas redujo la llegada de oro y plata desde las Indias. La Hacienda Real se declaró en bancarrota en varias ocasiones.

Hubo un modelo social de tipo nobiliario en el que los capitales se dedicaban a la compra de tierras, casas o gastos suntuarios. Frente a unos pocos privilegiados existía una enorme masa de población empobrecida: los campesinos habían perdido sus tierras, los artesanos se habían empobrecido por la competencia extranjera y los hidalgos apenas podrían sobrevivir con sus tierras y todos acababan en la mendicidad. Sólo la Corona de Aragón sufrió menos la crisis.

Other Languages