Crisis del cuarto de vida

Crisis del cuarto de vida
Clasificación y recursos externos
CIAP-2 P25
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

La Crisis del cuarto de vida (Alejandro Cervantes) es un término aplicado al período de la vida que sigue después de la adolescencia, usualmente entre los 20 y los 30 años de edad. El concepto proviene de una analogía con la crisis de la mediana edad. En la actualidad, es ampliamente aceptado por terapeutas y profesionales de la salud mental.

Abby Wilner acuñó la frase en 1997, y es coautora del primer libro que identifica el fenómeno, publicado en 2001. Varios otros libros han sido escritos en diversos países desde entonces.

Aspectos emocionales

Algunas de las características que pueden manifestarse durante esta etapa son las siguientes:

  • Necesidad de establecer un vínculo emocional de tipo romántico de larga duración y estabilidad.
  • Sentimiento de no ser lo suficientemente bueno al no haber encontrado un trabajo acorde a la preparación académica o la capacidad intelectual propia.
  • Frustración o desilusión hacia el mundo laboral o la búsqueda de trabajos adecuados.
  • Confusión de identidad.
  • Inseguridad acerca del futuro inmediato.
  • Inseguridad respecto a los logros obtenidos hasta el momento en la vida.
  • Revaluación de las relaciones interpersonales cercanas establecidas, especialmente, aquéllas de tipo amistoso.
  • Perdida de interés en el placer sexual superficial y vacío de carga emocional.
  • Consumo de estupefacientes.
  • Desilusión por el trabajo.
  • Nostalgia por la vida propia de la enseñanza secundaria.
  • Tendencia a la radicalización, al cambio o al abandono de ciertas opiniones sobre diversos temas.
  • Sentimiento de decepción, desencanto o desengaño hacia las relaciones sociales.
  • Despreocupación por los asuntos financieros.
  • Sentimiento de aislamiento y soledad, especialmente, de tipo emocional.
  • Deseo de formar una familia y tener hijos.
  • Percepción de que de alguna manera a todo mundo le va mejor que a uno mismo.

Tras la educación universitaria el ser humano entra al "mundo real" después de ingresar en la vida adulta y sus responsabilidades, algunos individuos se encuentran en un punto donde sus profesiones parecen no avanzar. Estos sentimientos e inseguridades no son extraños a estas ni otras edades de la vida adulta. En el contexto de la Crisis del Cuarto de Vida, sin embargo, ocurren justo después de que una persona (usualmente con estudios superiores), lo que trae una gran inseguridad. Esto puede darse luego del primer empleo "serio", o justo al graduarse de la universidad. Sin importar lo anterior, el mundo real es más duro, competitivo y menos compasivo de lo que uno se puede haber imaginado. Y para empeorar las cosas, los títulos universitarios y de otros tipos, en los que se invirtió tanto tiempo y dinero, sirven de poco para enfrentar estas situaciones.[ cita requerida]

Al ir cediendo los altibajos emocionales de la adolescencia y universidad, muchos de los que atraviesan esta crisis experimentan un cierto grado de apatía hacia la vida. Mientras que las interacciones emocionales pueden haber sido intensas en la enseñanza secundaria y universidad, donde más o menos todos tienen la misma edad y las hormonas están muy activas, dichas interacciones se tornan más sutiles y privadas en la vida adulta.[ cita requerida] Nadie (especialmente hombres de entre 20 y 30 años) quiere admitir sentirse como un perdedor. Esta frustración secreta intensifica el problema.[ cita requerida]

Inclusive, un factor que contribuye a esta crisis es la dificultad para adaptarse al ambiente laboral. En la universidad, las expectativas de los profesores eran de conocimiento público (en contraste, a menudo es difícil llevarse bien con un jefe), y los estudiantes recibían constante aprobación (o reprobación) acerca de su desempeño en los cursos de la universidad. Se progresaba de forma semestral (o incluso cuatrimestral). En cambio, en el lugar de trabajo, a menudo un individuo ignora por completo la opinión de su jefe respecto a su trabajo, o si le cae bien o mal a sus compañeros de trabajo. No hay una forma automática de progresar en lo laboral (como era simplemente aprobar un curso en la universidad). Las políticas de las empresas requieren habilidades interpersonales que ni siquiera son necesarias en un ambiente educacional. Los "adultos emergentes" eventualmente aprenden estas cualidades, pero el proceso (a menudo comparado con el aprendizaje de una lengua extranjera) es a menudo sumamente estresante.[ cita requerida]

Other Languages