Crisis de la deuda soberana en Grecia

Deuda pública de Grecia (línea azul) en comparación con la media de los Estados miembros de la Eurozona (línea verde), en % del PIB (1998-2012 y estimaciones hasta 2017).

La crisis de la deuda soberana en Grecia (también conocida como la depresión griega)[3]​ se inició a fines de 2009 como una de las primeras cuatro crisis de deuda soberana en la zona euro ―conocida más adelante como la crisis de deuda europea—.

Los factores desencadenantes de la crisis de la deuda soberana griega incluyen los efectos de la Gran Recesión, las debilidades estructurales de la economía griega, una creciente crisis bancaria y una crisis súbita en la confianza de los acreedores del país. El crecimiento de la deuda pública griega desde los años ochenta se debió al pago de tipos de interés muy altos a los acreedores, un excesivo gasto militar, pérdida de ingresos fiscales por flujos ilícitos de capital, la recapitalización estatal de los bancos privados y los desequilibrios internacionales creados por las fallas en el diseño de la eurozona. Los principales bancos privados europeos y los bancos griegos fueron expuestos a un aumento drástico de la deuda privada en Grecia, luego de la adopción del euro.[4]

La incertidumbre sobre la capacidad de Grecia para cumplir con sus obligaciones de deuda, se incrementó luego de revelarse que los datos sobre los niveles de deuda pública y déficit presupuestario se habían declarado de modo inexacto por el gobierno griego desde el año 2000 —antes de ingresar a la zona euro en 2001— con la complicidad del banco Goldman Sachs, que promovió transacciones swap para que el gobierno ocultara miles de millones de euros en deuda a las autoridades europeas.[6]

En abril de 2010, en medio de fuertes caídas de las principales bolsas europeas,[9]

Desde mayo de 2010, el gobierno de Grecia ha estado implementando un «programa de ajuste macroeconómico», como condición sine qua non para acceder a la «asistencia financiera» de la Troika. El programa consiste en medidas que implican recortes en el gasto y el empleo del sector público, ampliación de la desregulación del sector privado, aumento de impuestos, privatizaciones y cambios estructurales.[10]

Desde 2015

Para finales de junio de 2015, cinco años después del «primer rescate» y tres años después del «segundo rescate» de Grecia por las instituciones de la Troika, la incertidumbre económica generada por la paralización de los acuerdos de negociación para un nuevo «programa de rescate» podría haber derivado en una salida de Grecia del euro, situación conocida como Grexit.[13]

Luego del referéndum, el Gobierno griego solicitó el tercer rescate al Mecanismo Europeo de Estabilidad y presentó una propuesta de reformas tributarias y ajustes al gasto gubernamental, que fue aprobado el 11 de julio de 2015 en el Parlamento Helénico.[15]

Crecimiento interanual del PIB en Grecia (respecto al año anterior)[16]


El 16 de julio de 2015, el Eurogrupo da su visto bueno a la negociación del tercer rescate a Grecia, un día después los países de la UE aprueban una financiación de urgencia de 7160 millones a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera y el primer ministro Tsipras hace cambios en su gabinete, destituyendo a los ministros y viceministros que votaron contra el rescate.[12]

El 11 de agosto de 2015 en Atenas, el Gobierno griego y las instituciones acreedoras (FMI, Comisión Europea, BCE y Mecanismo de Estabilidad) alcanzaron un acuerdo técnico —con algunas reservas del ministerio de finanzas de Alemania— sobre el «plan de rescate» y el paquete de acciones que Grecia deberá cumplir a cambio de recibir el primer desembolso,[21]

Other Languages