Crisis de 1383-1385 en Portugal

La crisis de 1383-1385 fue un periodo de guerra civil en la Historia de Portugal, que comenzó con la muerte del rey Fernando I, que carecía de herederos varones. Este periodo terminó con el ascenso al trono de Juan I en 1385 tras la batalla de Aljubarrota.

En Portugal, al periodo se le conoce como el "Interregno Portugués", ya que se trata de un tiempo durante el cual no gobernó ningún rey.

Preludio

En 1383, el rey Fernando I estaba agonizando. De su matrimonio con Leonor Téllez de Meneses sólo había sobrevivido una niña, Beatriz de Portugal. Su matrimonio fue el mayor evento político de la época, ya que determinaría el futuro del país.

Varias facciones políticas presentaron sus candidatos, entre los que se encontraban príncipes ingleses y franceses. Finalmente, el rey dejó a su mujer elegir, siendo Juan I de Castilla el candidato. El matrimonio se celebró en mayo de 1383, pero no fue una solución aceptada por todos. La unión dinástica provocaría que Portugal perdiera independencia a favor de Castilla; muchos nobles se opusieron a esto, pero no estuvieron unidos lo suficiente para imponer sus deseos. Los otros dos candidatos, ambos por líneas ilegítimas fueron:

El 22 de octubre, el rey Fernando murió. Según el contrato matrimonial, la reina Leonor asumiría la regencia en nombre de su hija y su yerno. Con esto dio comienzo la crisis.

Other Languages