Criptojudaísmo

Criptojudaísmo es la adhesión confidencial al judaísmo mientras se declara públicamente ser de otra fe. A las personas que practican criptojudaísmo se les refiere como cripto-judíos o criptojudíos. El término criptojudío también se utiliza para describir a descendientes de judíos que todavía –en general en secreto– mantienen algunas costumbres judías, a menudo mientras se adhieren a las otras religiones, más comúnmente el cristianismo.

En su mayoría, los criptojudíos mantienen sus rituales y costumbres básicas, como son:

  • No comer carne de ciertos animales, por ejemplo de cerdo.
  • Desangrar el animal que comerán o desangrar la carne o secarla antes de cocinarla.
  • Hacer pan sin utilizar levadura.
  • Los varones se hacen circuncidar y circuncidan a sus hijos.
  • Intentan guardar el Shabat, es decir, dedicar el día sábado exclusivamente a Dios.

En Europa

España y Portugal

El arribo y asentamiento de judíos a la península Ibérica está descrito en la leyenda que relata su desplazamiento desde Israel en época del rey Salomón. Esto debió ser entre los años 970 y 931 a. C. Sin embargo, su presencia histórica coincide con la conquista romana de tierras hispanas. Entre los siglos I y II d. C., judíos fugitivos se establecieron en África del norte y de allí pasaron a la península Ibérica, todo esto después de que se produjera la destrucción de Jerusalén por las legiones romanas. Los judíos migrantes se referían a la zona peninsular como Sefaraad, de ahí se debe el gentilicio de sefarditas dado en ese entonces a los judíos que allí residieron. Los sefarditas convivieron con musulmanes y cristianos durante varios siglos, en los que se apoyaron o resistieron según las circunstancias de cada época. Siempre en medio de presiones y agresiones "normales", dada la estrecha relación territorial de pueblos con culturas muy diferentes.

En la Edad Media y Moderna, en España y Portugal, los llamados también marranos y conocidos en las islas de Baleares como Chuetas fueron aquellos judíos que se declararon públicamente católicos debido a presiones fuertes en su contra provenientes principalmente de la mayoría católica de estos países, pero se adhirieron al Judaísmo en privado. Su número creció espectacularmente desde los pogromos de 1391 y los últimos siglos de la Edad Media, lo cual originó el problema converso y su discriminación (revuelta de Pedro Sarmiento y estatutos de limpieza de sangre), así como su vigilancia por la Inquisición española, sin que se acabara el problema después del decreto de Granada o de la Alhambra de 1492 de expulsión de los judíos de España. Oficialmente eran conocidos como Cristianos nuevos y había legislación dirigida contra ellos tanto en España como en Portugal y sus respectivas colonias.

El criptojudaísmo no es una calificación contemporánea a los hechos, sino una forma de definir el pseudo-judaísmo de los judaizantes. Muchos de los rituales criptojudíos que citan las fuentes inquisitoriales o cristianas contemporáneas son calumnias: asesinatos rituales de niños ( Santo Niño de la Guardia), profanación de los sacramentos (actividad que también se atribuía al ámbito de la brujería, como estudian entre otros Julio Caro Baroja). Debe tenerse en cuenta que la religiosidad popular nunca ha coincidido con la ortodoxia de las religiones oficiales; en el caso del criptojudaísmo menos aún. Cuando los marranos y sus descendientes se reencuentran con las comunidades sefardíes fuera de España, el choque cultural viene por ambas partes, y ninguno reconoce al otro. Hubo conversos que llegaron a poner en valor el hecho mismo de haberse bautizado públicamente sin haber renegado en su conciencia de la fe, y conectaban su peripecia vital con la esperanza milenarista en la llegada de un Mesías (que hasta podía especularse podía ser converso o marrano).

Rusia y países de Europa del Este

Muchos criptojudíos viven en Rusia y otros países de Europa del Este. Después del final del comunismo algunos se han declarado públicamente judíos. Esto hace suponer que en varios países musulmanes existen diferentes tipos de criptojudíos. Los antepasados de los Daggatuns probablemente han escondido sus prácticas judías por muchos años después de su adopción sólo de “nombre” al Islam.

Alemania

Tras la persecución judía por parte de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, se incrementó el número de criptojudíos en los países ocupados por las fuerzas alemanas. Los judíos volvían a ser blanco de los propios países a donde habían emigrado. Muchos judíos europeos principalmente alemanes y polacos emigraron hacia Sudamérica, Estados Unidos y a otros países. Entre los que se quedaron hubo quienes decidieron esconder su identidad judía convirtiéndose en criptojudíos.

Gran cantidad de judíos fueron ejecutados en los campos de concentración nazis, aunque algunos lograron salvar sus vidas gracias a estar ocultos. No fue hasta la caída del Muro de Berlín entre 1989 y 1990 cuando muchos criptojudíos alemanes pudieron declarar su religión abiertamente. Existen aún los que se mantienen como criptojudíos por decisión propia o ciertas presiones. En la actualidad ( 2006) un grupo considerable de criptojudíos, en todo el mundo, están intentando volver a ser aceptados y reconocidos por la comunidad judía.

Other Languages
العربية: يهود متخفون
azərbaycanca: Kriptoiudaizm
български: Криптоюдаизъм
Deutsch: Kryptojuden
français: Crypto-judaïsme
Nederlands: Cryptojodendom
português: Criptojudaísmo