Creación de Arda

Para el legendarium de J. R. R. Tolkien, la Creación de Arda es la historia de los orígenes de Arda, el mundo que sirve de habítación para los Hijos de Ilúvatar, y que forma parte del .

Arda abarca diversos mares y océanos, como el Ekkaia, el Belegaer, etc. y algunos mares interiores. Además, forman parte de ella los continentes de Endor —la Tierra Media—, Aman "la Bienaventurada", Rómenor —las Tierras Vacías— y Hyarmendor —las Tierras Oscuras, originalmente parte del sur de la Tierra Media—, así como diversas islas mayores o menores. Sin embargo, a veces se considera como «Tierra Media» a todos los continentes sin contar a Aman, y no a un sólo continente, como a veces se considera también «Arda» no sólo al ficticio planeta Tierra, sino también al cielo y sus astros.

Un mito

La creación de Arda es un mito sobre la creación del universo y como tal contiene elementos que le dan características singulares:

  1. Una explicación del Origen de la naturaleza y el universo (incluido el origen de los seres ficticios que son parte de la obra de Tolkien) a partir de un Principio Creador.
  2. Un Némesis que, desde el punto de vista de Tolkien, en un inicio viene del Principio Creador.
  3. Una Caída, precisamente del Némesis.
  4. Una Oferta de Redención o Salvación, pero que para ser efectiva el caído debe tomar Libremente.
  5. Una explicación del Sentido que tiene la historia a desarrollarse después, a partir de la Creación.

Estos elemenos son recurrentes en la obra de Tolkien, y aparecen también en otras partes (v.gr. la caída de los Noldor, la caída de Númenor, la destrucción del anillo único, etc.). Así mismo, estos elementos reflejan claramente el modo de pensar y las creencias de J.R.R. Tolkien.

Other Languages