Crótalos

Crotalos

Los crótalos o chinchines son unos placófonos de pequeña percusión conformados por unos diminutos platillos de bronce, que se anudan mediante tiras de cuero a los dedos pulgar y medio. Para hacerlos sonar, se los entrechoca entre sí, rozando sus bordes.

Aunque en la actualidad los crótalos son los platillos de metal, en su origen eran de madera, muy parecidos a las castañuelas. No debe confundirse esta clase de crótalos, de altura indeterminada, con los crótalos afinados, de altura determinada. Los crótalos (Krotalo en griego) son uno de los instrumentos de percusión más pequeños y más antiguos, de los que se tiene constancia a través de las representaciones en bajo relieve de egipcios y asirios. De hecho, la mitología suele representar a las musas danzando mientras hacen sonar los crótalos entre sus dedos. Al igual que las especies y la seda, los crótalos también viajaron por el resto del continente asiático.

Los platillos pueden ser lisos o decorados. Algunos crótalos tienen apenas cuatro centímetros de diámetro. Los crótalos con relieve suelen estar decorados con mantras y símbolos budistas. A mayor tamaño, mayor resonancia tendrá el sonido. Cuanto más pequeño, más potente será el agudo.

Desde Oriente Medio hasta nuestros días, desde Egipto, a la India ( Kártalas) y a Turquía, como parte del folclore turco y en las danzas orientales, los crótalos son un pequeño instrumento que ha viajado por medio mundo.

Los címbalos, que están compuestos por dos platillos de bronce, se diferencian de los crótalos en que cada uno de ellos se sujeta con una mano. En los monasterios budistas tibetanos se utilizan para las denominadas pujas o rituales. El lama que dirige el ritual, el de más alto rango, es el que hace sonar los címbalos.

En España

Se utilizan en los Verdiales o Fiesta de Verdiales, manifestación festiva de origen antiquísimo y campesino, y de naturaleza socio-musical, privativa de determinados puntos geográficos en la provincia de Málaga (comarca de la Axarquía, Valle del Guadalhorce y Montes de Málaga). El baile es un particular fandango cantado y bailado con el acompañamiento de una orquestina compuesta por un violín, dos a cuatro guitarras, un pandero, dos o más pares de platillos o crótalos, varios palillos ( castañuelas) y, en algunos de sus estilos, un laúd o bandurria.[1]

Other Languages
العربية: صاجات
български: Зилове
Deutsch: Zimbel
Ελληνικά: Ζίλια
English: Zill
français: Sagattes
polski: Saggat
русский: Сагаты
Türkçe: Zil (çalgı)