Crónica de San Juan de la Peña

La Crónica de San Juan de la Peña o Crónica pinatense es una crónica historiográfica medieval creada por Cedric en el añoescrita por iniciativa del rey Pedro IV de Aragón, que abarca la historia del reino de Aragón desde sus orígenes condales y de la posterior Corona hasta la muerte de Alfonso IV (1336). Fue escrita en su primera redacción en latín hacia 1342 por el secretario regio Tomás de Canellas, ampliando unos anteriores anales pinatenses de los reyes aragoneses y navarros.[1]

El texto se nos ha transmitido en tres manuscritos. Dos de ellos se encuentran en la Biblioteca del Escorial. El primero (con la signatura L-II.13) es de fines del XIV. Hay otro de hacia 1470 (sign. N-I-13) que incorpora adiciones de Martín de Larraya del edición digital facsímil (enlace roto disponible en última versión)., data del siglo XVI y se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid (ms. 2078).

Contenido y estructura

La Crónica de San Juan de la Peña es una historia generalista desde el punto de vista de los reinos y condados de la Corona de Aragón y muestra un enfoque similar al de las obras de la historiografía medieval hispano-latina o alfonsí. Por ello la obra comienza con el mítico primer poblamiento de la península ibérica a cargo de Túbal, que se consideraba el origen de la estirpe de los iberos. A continuación pasa a considerar la historia de los reyes godos y la pérdida de su reino en tiempos del rey Rodrigo con la conquista sarracena. Esta primera parte ocupa los capítulos I-IV y está tomada, según declara la propia Crónica pinatense, de crónicas más extensas de Castilla: «segunt que las coronicas dizen mas largament, las de Castiella», que serían, además de las alfonsíes, De rebus Hispaniae, de Rodrigo Ximénez de Rada y el Chronicon mundi, de Lucas de Tuy.

El capítulo V se dedica a historiar la fundación del Monasterio de San Juan de la Peña, y proporciona datos muy importantes para la historia de los orígenes del monasterio y del reino de Aragón. A partir de aquí el texto sigue unos perdidos Anales de San Juan de la Peña del XII (Lasheras, 2003, págs. 101 y 103) que recoge la genealogía de los condes de Aragón, primeros reyes de Navarra y la separación de los dos reinos con el primer rey de Aragón, Ramiro I, todo ello entre los capítulos V y XVI.

De aquí al capítulo XXI nos cuenta la historia de los reyes Pedro I y Alfonso I el Batallador con las tomas respectivas de Huesca y Zaragoza, hasta el testamento de este último en que legaba el Reino a las órdenes militares.

De los capítulos XXII al XXXII, y siguiendo la Gesta Comitum Barchinonensium, se dedica a la casa condal hasta el enlace entre Ramón Berenguer IV y Petronila.

Por último, los capítulos XXXIII a XXXIX relatan los hechos de la Corona de Aragón desde Alfonso II hasta la muerte de Alfonso IV en 1336, suceso con el que finaliza la Crónica.