Críticas a la inconmensurabilidad

La noción de inconmensurabilidad fue criticada desde su surgimiento en 1962. La teoría, que sostiene que cuando no hay un lenguaje teórico común es imposible comparar dos teorías y determinar cuál es correcta, fue criticada por distintos autores, entre ellos Karl Popper y Donald Davidson.

La crítica de Popper

La crítica elaborada por Karl Popper ( 1994) ilustra un ejemplo de las detracciones que se pueden formular ante la tesis de la inconmensurabilidad cuando ésta se define como la imposibilidad de un entendimiento. Popper abre su artículo mencionando, en contra de la inconmensurabilidad, que ésta favorece la violencia al imposibilitar una comunicación racional, sin embargo, como Sandra Mitchell ( 2003) argumentó, estos juicios de índole política no se sostienen ni pueden ser justificatorios pues dependen de una serie de valores condicionados por un momento histórico en el cual cierta visión de la ciencia se favorece sobre otras.

Pero se ha de adentrarse en la crítica misma se debe comenzar aludiendo a lo que Popper considera como el mito del marco, y que se expresa: "Una discusión fructífera y racional es imposible a menos que los participantes compartan un marco común de asunciones básicas o, al menos, que para los propósitos de tal discusión acuerden discutir bajo un marco de esta índole." (Popper, 1994).

Aceptaciones

Popper reconoce que:

  1. Una discusión como la descrita anteriormente es difícil mas no imposible,
  2. que una discusión fructífera generalmente no es aquella que se da entre personas que sostienen puntos de vista muy similares, y por lo tanto
  3. que las discusiones más fructíferas para la ciencia son precisamente las que involucran grandes desacuerdos (Popper, 1994).

En su opinión, ha sido un error de concepción por parte de los autores que sostienen la tesis de la inconmensurabilidad el interpretar una discusión fructífera como aquella que termina en un acuerdo total; incluso tal acuerdo puede ser indeseable, pues dada la falibilidad de las teorías llegar siempre a un acuerdo aumenta el riesgo de que las teorías aceptadas sean falsas, sobre todo, cuando la evidencia dista mucho de ser concluyente. Pero sin duda, y más allá de si una discusión es concluyente o no, una discusión es fructífera cuando permite generar nuevos argumentos para defender las posiciones en conflicto (Popper, 1994).

En este sentido, Popper considera que la expectativa de una eterna coincidencia conduce a una decepción, la cual, aunada a un admirable deseo de tolerancia y una lógica dudosa, lleva a ciertos filósofos a postular el mito del marco (Popper, 1994). El origen del mismo, afirma Popper, se rastrea hasta Hegel y ciertos filósofos postcríticos alemanes que confunden el falibilismo de las teorías con la noción de que la verdad, como las costumbres, no es más que un producto social. Popper considera entonces que la noción de verdad absoluta y objetiva es reconciliable con la tesis del falibilismo como lo muestra la teoría de la verdad tarskiana de la siguiente forma:

Un enunciado en algún lenguaje, por ejemplo en inglés, es verdadero si y solo si se corresponde con los hechos... Así, es imposible, de acuerdo con la teoría tarskiana, que dos enunciados que son la traducción el uno del otro, pudiesen ser uno verdadero y el otro falso. La verdad, de acuerdo a la teoría tarskiana, no es por lo tanto dependiente o relativa a un lenguaje... [sin embargo] Puede ocurrir que un enunciado en un lenguaje no sea traducible a otro, o en otras palabras que un hecho... que puede ser descrito en un lenguaje no pueda ser descrito en otro.

Karl Popper, pp. 48-49

A continuación, en ese mismo pasaje, Popper concede que un caso de intraducibilidad puede construirse artificialmente si se diseá un lenguaje en el cual solo puedan expresarse predicados monádicos, de tal forma que ningún predicado diádico pueda ser expresable Por ejemplo, si se admite que los enunciados "Paul es alto" y "Peter es alto" no se puede expresar nunca el enunciado "Paul es más alto que Peter".

Sin embargo, tal situación puede ser superada si trascendemos las reglas de nuestro propio lenguaje mediante la crítica, simplemente – como se mencionó en el pasaje de Feyerabend – al tomar nuevas reglas que permitan incorporar los enunciados en conflicto. Estas nuevas reglas serán evaluadas mediante una crítica a posteriori, es decir, se aceptarán si su implementación ha conducido a un aumento en el entendimiento, si lo anterior se logra el mito del marco no es un problema.

Other Languages