Críticas a «El código Da Vinci»

El código Da Vinci es una novela escrita por Dan Brown, que se caracterizó por generar una gran polémica cuando fue publicada en 2003. Muchas críticas se centran en las especulaciones del libro y en las tergiversaciones de aspectos centrales del cristianismo y de la historia de la Iglesia Católica. A esto se añaden otras críticas de carácter no religioso que se centran en las descripciones inexactas que aparecen en el libro sobre el arte europeo, la historia y la arquitectura.

Generalidades

Una mujer protesta contra la película El código Da Vinci fuera de una sala de cine en Culver City, California. Las siglas de la PTF en la bandera representa la Sociedad Americana para la Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad. En la banderola dice «¡El códigio Da Vinci insulta a Nuestro Señor Jesucristo, ataca su Iglesia y nuestra sagrada fe católica!»

De este modo, El código Da Vinci ha generado polémica al entregar información ficticia o alterada que ha llevado igualmente a muchos a cuestionar la versión oficial de la historia común a todo el cristianismo. Como consecuencia de ello, el libro ha resultado igualmente ofensivo a una parte de los católicos y de otras muchas comunidades cristianas.

Brown ha recibido también críticas respecto al estilo literario. En El código Da Vinci hay muchos personajes que reflejan los estereotipos negativos que los estadounidenses se han hecho de los europeos. Esto ha provocado que sean los europeos quienes más han atacado la obra de Brown, como ya ocurrió con sus libros anteriores (ver La fortaleza digital). Muchos comentaristas sostienen también que el estilo de Brown es vulgar o sin inspiración, y aunque es verdad que esto es una crítica común a las novelas de tipo thriller, recalcan que es vulgar incluso en relación con estas.

En relación a los partidarios del libro, incluyendo al autor[1], apuntan que bajo la declaración de «los hechos» del libro se pretende que son veraces las teorías presentadas en El código Da Vinci con respecto a los personajes de María Magdalena, Jesús de Nazaret, y lo relativo al pasado de la cristiandad. Sin embargo, debido a todo lo mencionado, los críticos sugieren que se debe recordar que el libro es una novela de ficción y que hay muchas pruebas que refutan la hipótesis de Dan Brown.