Crítica del Programa de Gotha

Karl Marx en 1875, año en el que escribió la Crítica del Programa de Gotha, aunque la obra no se publicó hasta dieciséis años después.

La Critica del Programa de Gotha es una obra clave[1]​ de Karl Marx escrita en 1875 con motivo del proyecto de programa que se iba a aprobar en el Congreso de Gotha en el que iban a fusionarse la lassalleana Asociación General de Trabajadores de Alemania y el marxista Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania, para dar nacimiento a un nuevo partido, el Partido Socialista Obrero de Alemania (Sozialistischen Arbeiterpartei Deutschlands, SADP), que en 1891 adoptaría el nombre de Partido Socialdemócrata Alemán ( SPD). En principio la crítica de Marx —un documento titulado «Glosas Marginales al programa del Partido Obrero Alemán»— sólo fue conocida por un estrecho círculo de dirigentes y la obra no se publicó hasta 1891.

Historia

Las negociaciones para la fusión entre la ADAV y el SDAP [4]

Wilhelm Liebknecht se opuso a la difusión del documento de Marx en el que criticaba en Programa de Gotha, por lo que no fue publicado hasta 1891, dieciséis años después de que fuera escrito.

Marx desarrolló su crítica del texto del acuerdo en un documento titulado «Glosas Marginales al programa del Partido Obrero Alemán» incluido en una carta que envió al presidente del SDAP Bracke, pero el contenido del mismo, a pesar de la petición de Marx de que fuera conocido por los miembros SDAP, no se divulgó hasta dieciséis años más tarde. La razón fue que Wilhelm Liebknecht, el otro líder del SDAP, se opuso a su difusión porque podía poner en peligro las negociaciones con la ADAV que en aquel momento estaban muy avanzadas, y sólo permitió que fuera conocido por unos pocos líderes del SDAP —pero no por Bebel, a quien se lo ocultó—.[4]

El Congreso fundacional del nuevo partido obrero unificado —llamado Partido Socialista Obrero de Alemania (Sozialistischen Arbeiterpartei Deutschlands, SAPD)— se celebró también en Gotha y en la sesión del 27 de mayo de 1875 los 71 delegados lassallianos y los 56 esenachianos aprobaron por unanimidad el documento acordado sin introducir cambios importantes y que sería conocido como el Programa de Gotha.[5]

Una vez aprobado Marx y Engels no iniciaron ninguna campaña en contra del Programa de Gotha porque como explicó Engels en una carta con fecha del 11 de octubre enviada a Bracke, «por fortuna, el programa ha sido juzgado más favorablemente de lo que se merecía. Obreros, burgueses y pequeñoburgueses leen en él lo que desean encontrar, no lo que efectivamente pone… Esto nos permite callarnos».[6]

El documento de Marx sería publicado dieciséis años más tarde, en 1891, bajo el título de Crítica al Programa de Gotha y constituyó uno de los textos marxistas más importantes pues en él no sólo se criticaban las concepciones lassallianas —especialmente la teoría de la «masa reaccionaria» y la idea de la «fraternidad de los pueblos» que, según Marx, debía sustituirse por el internacionalismo proletario— sino que se precisaba el concepto de dictadura del proletariado y se distinguían las dos fases que debían seguir a la toma del poder por la clase obrera: una primera regida por el principio a cada cual según su aporte, y una segunda regida por el principio de cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad.[5]