Corteza visual

En la imagen se aprecia en color rojo, amarillo y naranja las distintas áreas de Brodmann.

El término corteza visual o córtex visual se refiere a la corteza visual primaria (también conocida como corteza estriada o V1) y las áreas visuales corticales extra estriadas, también nombradas como V2, V3, V4, y V5. La corteza visual primaria es anatómicamente equivalente al Área de Brodmann 17 o BA17.

Introducción

La corteza visual primaria, V1, es el koniocortex (tipo sensorial) localizado dentro y alrededor de la cisura calcarina en el lóbulo occipital. Ella recibe información directamente del núcleo geniculado lateral.

Imagen mostrando: La franja dorsal (verde) y la franja ventral (púrpura). Tienen su origen en la corteza visual primaria.

V1 transmite información por dos rutas, llamadas la franja dorsal y la franja ventral.

  • La franja dorsal comienza con V1 cruza a través del área visual V2, luego por el área dorsomedial y el área visual MT (también conocida como V5) y llega a la corteza parietal posterior. La franja dorsal es llamada a menudo como la "ruta dónde" o "ruta cómo", está asociada al movimiento, representación de objetos locaciones, y control de los ojos y brazos, especialmente cuando la información visual es usada para guiar sacadas o alcance.[1]
  • la ruta ventral comienza en V1, va a través del área visual V2, luego a través del área visual V4, y a la corteza temporal inferior. La franja ventral es llamada a menudo como la "ruta qué", está asociada a la forma reconocimiento y representación del objeto, también está asociada con el almacenamiento de la memoria de largo término.

La dicotomía de las rutas dorsal/ventral (también llamadas "dónde/qué" o franjas de "acción/percepción",[2]​ y sigue siendo contenciosa entre científicos de la visión y psicólogos. Es probablemente una sobre simplificación del verdadero estado de las acciones dentro de la corteza visual. Ello está basado en los hallazgos de ilusiones visuales como la Ilusión de Ebbinghaus que puede distorsionar el juicio de naturaleza perceptiva, pero cuando el sujeto responde con una acción tal como la comprensión, no ocurre distorsión alguna. Sin embargo, trabajos recientes sugieren que ambos; acción y percepción son engañados igualmente por tales ilusiones.

Las neuronas de la corteza visual disparan potenciales de acción cuando el estímulo visual aparece dentro de su campo receptivo. Por definición, el campo receptivo es la región dentro del campo visual el cual educe un potencial de acción. Pero cada neurona dada puede responder a un subconjunto de estímulos dentro de su campo receptivo. Esta propiedad es llamada Sintonía neuronal. En las áreas visuales tempranas, las neuronas tienen una sintonía simple. Por ejemplo, una neurona en V1 puede disparar cualquier estímulo vertical en su campo receptivo. En las áreas visuales altas, la sintonía neuronal se vuelve más compleja. Por ejemplo en el cortex temporal inferior, una neurona puede disparar solamente cuando cierta cara aparece dentro de su campo receptivo.

La corteza visual recibe la irrigación sanguínea necesaria a través de la arteria cerebral posterior.

Investigaciones recientes

La investigación sobre la corteza visual primaria puede involucrar el registro de potenciales de acción de electrodos colocados dentro del cerebro de gatos, hurones, ratas, ratones o monos, o a través del registro de señales ópticas intrínsecas de animales o Electroencefalogramas, Magnetoencefalogramas o Resonancia funcional de seres humanos y monos.

Un descubrimiento reciente concerniente a la V1 humana es que las señales medidas a través de resonancia funcional muestran una muy grande modulación atencional. Esto resulta fuertemente contrastante con la fisiología de un Macaco el cual muestra pequeños cambios,(o ninguno) en el disparo asociado a la modulación atencional. Investigaciones con macacos son efectuadas usualmente al medir la actividad de los picos de las neuronas individuales. La base neuronal de la señal en la Resonancia funcional, esta por otra parte relacionada principalmente a la Potenciación postsináptica (PSP). Esta diferencia por tanto no necesariamente indíca una diferencia entre la fisiología del macaco y del ser humano.

Otro trabajo actual sobre la V1 busca caracterizar completamente sus propiedades de sintonía, y su uso como área modelo para el circuito cortical canónico.

Lesiones de la corteza visual primaria usualmente conducen a un escotoma o agujero dentro del campo visual. De manera interesante, pacientes con escotomas son frecuentemente capaces de hacer uso de la información visual presentada en sus escotomas a pesar de ser incapaces de percibirla conscientemente. Este fenómeno llamado, ceguera de percepción, es ampliamente investigado por científicos interesados en la correlación neural del consciente.

Other Languages