Correo Central (Buenos Aires)

Correo Central
Palacio de Correos Ciudad de Buenos Aires.JPG
El Correo Central en 2007
Nombre(s) anterior(es) Palacio de Correos y Telecomunicaciones
Información general
Uso(s) Correo (original)
Centro cultural (actual)
Estilo Beaux Arts
Catalogación Monumento Histórico Nacional (1997)
Dirección Sarmiento 151
Localización Buenos Aires Flag of Argentina.svg  Argentina
Coordenadas 34°36′12″S 58°22′10″O / -34.60333333, 34°36′12″S 58°22′10″O / -58.36944444
Año de construcción 1889-1928 (original)
2010-2015 (remodelación)
Propietario Estado Argentino
Altura 60 m. (aprox.)
Detalles técnicos
Sistema estructural Hierro
Número de plantas 8
Superficie 88.050 m²
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Norbert Maillart
Dir. de Arquitectura del MOP
Promotor Gobierno de Argentina
Contratista GEOPÉ
[ editar datos en Wikidata]

El Palacio de Correos y Telecomunicaciones de la ciudad de Buenos Aires, también llamado Correo Central, es actualmente sede del Centro Cultural Néstor Kirchner. Está ubicado en el barrio de San Nicolás. Es un exponente clásico de la arquitectura del academicismo francés. Fue el presidente Miguel Juárez Celman quien en 1888 aprobó el proyecto para su construcción. En principio fue diseñado por el arquitecto francés Norbert Maillart para ser sede del Correo Central de la Argentina pero en 1908 el proyecto fue reformulado para dar lugar a la inclusión de nuevos servicios y calles peatonales aéreas que luego no se realizaron.

El 28 de septiembre de 1928, después de varios contratiempos, el presidente Marcelo T. de Alvear inaugura el edificio, que difería en muchos aspectos del diseño original del arquitecto Maillart.[1]

En 1997 fue declarado Monumento Histórico Nacional debido a su calidad arquitectónica, su importancia histórica y por las obras de arte que se hallan en su interior.

En el 2003 dejó de utilizarse como Correo Central y en el 2005 el Gobierno Nacional resolvió convocar a licitación para convertirlo en un centro cultural como parte de las celebraciones del bicentenario de la Revolución de mayo de 1810. El 24 de mayo de 2010 fue puesta en marcha en el edificio la primera etapa del Centro Cultural del Bicentenario que en 2012 pasó a llamarse Centro Cultural Néstor Kirchner[4]

Historia

Proyecto original

El antiguo edificio de Correos y Telégrafos (1879-1886) hoy es parte de la Casa Rosada.
Comienzo de las obras, en 1888.

En 1888 el Dr. Ramón J. Cárcano, director de Correos de la Argentina, teniendo en cuenta el fuerte crecimiento de los servicios que brindaba la institución, planteó la necesidad de construir un edificio pensado específicamente para ser sede central del organismo. En ese entonces era presidente Miguel Juárez Celman y Buenos Aires era la flamante Capital Federal de la república. El estado buscaba demostrar su consolidación mediante grandiosas construcciones públicas de manera de exhibir el grado de solidez alcanzado por su sistema político y económico. La Dirección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas eligió al arquitecto francés Norbert-Auguste Maillart para poner en práctica el proyecto. Éste realizó un diseño basado en el de la Central de Correos de Nueva York. Aprobado por el Poder Ejecutivo, Maillart comenzó su trabajo en 1889 en la manzana situada entre las actuales avenida Leandro N. Alem, avenida Corrientes y las calles Bouchard y Sarmiento. Dicho terreno fue cedido por la sociedad Las Catalinas, que mediante el relleno lo había ganado recientemente al Río de la Plata.

La primera interrupción del trabajo ocurrió en 1890 debido a la crisis económica y a la caída del presidente Juárez Celman.

Modificaciones

Recién en 1905 el gobierno nacional autorizó una nueva partida de dinero para la terminación del edificio del Correo Central. Después de tantos años el proyecto de Maillart, que consistía en un edificio más chico que el actual y con entrada por la avenida Leandro N. Alem, resultaba ya algo obsoleto no sólo debido a que la demanda del servicio era mayor, sino porque no resultaba apto para los últimos adelantos tecnológicos en el servicio postal. El Director General de Correos y Telégrafos, Dr. Ernesto Bosch, planteó un nuevo programa de distribución para el edificio y en 1908 se contrató nuevamente a Maillart para la realización de un nuevo proyecto, que fue aprobado en abril de 1909.

Se proyectaba ahora hacer un edificio más grande y con entrada por la calle Sarmiento. Para facilitar el acceso a los clientes y evitarles tener que bajar la fuerte pendiente de la calle Sarmiento y de la avenida Corrientes que desembocaban en la avenida Leandro N. Alem, se planeó la construcción de puentes y de calles peatonales a alto nivel soportados por arcos y columnas que unirían el borde superior de la barranca (calle 25 de Mayo) con las entradas elevadas del edificio. Rampas de suave pendiente comunicarían a dichas calles con la avenida Leandro N. Alem, que sería reservada para la circulación vehicular. Algunos edificios del entorno, como el de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y el Edificio Calvet, también fueron construidos previendo estas calles que luego no fueron realizadas. La obra del edificio (no incluidas las calles ni los puentes) se adjudicó por licitación en noviembre de 1911.

Versión final e inauguración

En ese año Maillart entró en desacuerdo con las autoridades y se retiró del proyecto. Entonces la dirección de la obra, por decisión de la Dirección Nacional de Arquitectura, quedó a cargo de su principal colaborador, el ruso Jacques Spolsky, que se había recibido de arquitecto en Francia y viajado a la Argentina por invitación del mismo Maillart. Entre varios edificios, Spolsky ya había realizado en el país el Palacio de Correos de Tucumán y el de la ciudad de Rosario. Moriría 15 meses antes de la inauguración del de Buenos Aires.

El proyecto original de Maillart tuvo entonces importantes modificaciones, entre ellas la introducción de un esqueleto metálico en reemplazo de los macizos de albañilería y sustitución de los entre pisos de bovedillas por otros de cemento armado. Debido a que el terreno había sido ganado al río mediante el relleno fue necesario hundir 2 882 pilotes de hormigón armado de 10 m promedio cada uno con una loza que reúne la cabecera de los mismos para asegurarse una cimentación adecuada a la naturaleza del lugar.

En 1916, un año después de que la empresa constructora transfiriera los contratos a la Compañía General de Obras Públicas, el poder Ejecutivo decidió suspender la construcción de los puentes y las calles a alto nivel mencionados debido a la mala situación económica y a la falta de materiales provocadas por la Primera Guerra Mundial. Esto tuvo como consecuencia un cambio en la disposición de los locales, oficinas y vestíbulos. Los ventanales, que hoy pueden verse en el segundo piso del lado de la calle Sarmiento, habían sido en realidad pensados en primera instancia como las entradas al edificio. Fue necesario entonces agregar entrepisos y demoler otros para convertir los locales secundarios del primer y segundo subsuelo en vestíbulos destinados a las entradas principales y a los grandes halls donde se instalaron ventanas. Para no modificar la arquitectura de los frentes se le agregó un basamento cuya altura alcanza la diferencia de nivel entre las calles 25 de Mayo y Av. Leandro N. Alem, es decir, el piso bajo y el primer entresuelo.

El palacio aún en construcción (mayo de 1920)

En 1923 se agotaron los fondos. Se sancionó una nueva ley para otorgarlos y se adjudicó el trabajo a una nueva empresa. El 28 de septiembre de 1928, dos semanas antes de que el presidente Marcelo Torcuato de Alvear terminara su mandato, se lo inauguró y se lo llamó «palacio» en el sentido neoclásico.

Durante los primeros mandatos del gobierno del presidente Juan Domingo Perón tuvo sus oficinas en el edificio la Primera Dama Eva Perón y funcionó la fundación que lleva su nombre.

En 1997 fue declarado monumento histórico nacional (ley 12.665) por su calidad arquitectónica y su importancia histórica. En 2002 dejó de funcionar como distribuidor de las cartas que se envían desde o hacia el país.[5] y hasta el año 2009 solo la entrada principal por la calle Sarmiento siguió siendo utilizada como Oficina de Correos y venta de filatelia, mientras el resto del edificio quedó inactivo, en parte como consecuencia del desarrollo de las nuevas formas de comunicación que superaron al correo postal.

Centro Cultural

Obras del Centro Cultural del Bicentenario en abril de 2010
Obras de remodelación durante el año 2010

Al acercarse las conmemoraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo el gobierno nacional resolvió denominarlo instalar allí el «Centro Cultural del Bicentenario» y llamó, en el 2006, a un concurso internacional de anteproyectos a fin de decidir que nuevo uso darle para concretar tal propósito. En el concurso se presentaron más de 340 estudios de arquitectura de más de 20 países. El primer premio se otorgó en noviembre de ese año, por decisión unánime del jurado, a los estudios de arquitectura Bares y Asociados (B4FS), de La Plata, y Becker-Ferrari, de Buenos Aires.

El proyecto propone la restauración, reciclaje y puesta en valor de un edificio histórico, por un lado; y la incorporación de nuevos elementos arquitectónicos, por otro. Así, la intervención sobre el edificio se divide en dos partes: el área Histórica o Ceremonial, sobre la calle Sarmiento, que recibe los procesos de restauro al igual que la fachada; y el área Industrial, sobre Avenida Corrientes, que es objeto de múltiples transformaciones en su interior con el propósito de albergar amplias salas de música y exposiciones dotadas de la más alta tecnología.

Las obras comenzaron en los primeros meses de 2010, y avanzaron rápidamente en la etapa de restauración de fachadas, transformación de la cúpula en un mirador vidriado (que no respetó el estilo anterior) y en la adaptación de la llamada "parte noble" en salas de exposiciones. En el marco de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró este primer sector del centro cultural el 24 de mayo de 2010. Se realizó una exposición temática sobre personajes históricos de la gesta emancipadora, retratados por el artista plástico Ariel Mlynarzewicz. Ese 31 de mayo, el centro cultural fue cerrado para continuar más cómodamente con los trabajos internos.

Durante el 2012 las obras de construcción continuaron en la otra mitad del edificio[8]

El Centro Cultural Néstor Kirchner cuenta con 100 mil metros cuadrados, más de diez salas de múltiples usos y una capacidad de hasta 5000 visitantes. Su inauguración tuvo lugar el 21 de mayo de 2015.

Other Languages