Corral de Comedias de Alcalá

Corral de Comedias de Alcalá
40°28′56″N 3°21′52″O / 40.482303, 40°28′56″N 3°21′52″O / -3.364571
Alcalá de Henares (RPS 11-01-2014) Corral de Comedias, fachada.png
Fachada principal.
Otros nombres Corral de Zapateros
Teatro Cervantes
Tipo Público, municipal
Ubicación Flag of Alcalá de Henares.svg  Alcalá de Henares
Flag of the Community of Madrid.svg  Comunidad de Madrid
Flag of Spain.svg  España
Dirección Plaza de Cervantes, 15.
28001 Alcalá de Henares.
Arquitecto Francisco Sánchez
Apertura 1602 (414 años)
Características
Estilo arquitectónico Renacentista, neoclasicismo
Capacidad 220[1] personas
Administración
Administrador Fundación Teatro La Abadía
corraldealcala.com
[ editar datos en Wikidata]

El Corral de Comedias de Alcalá es uno de los corrales de comedias más antiguos que se conservan en Europa. Se encuentra en la localidad de Alcalá de Henares ( España). Actualmente ha recuperado su programación teatral, y existe la posibilidad de visitas guiadas. El edificio ha tenido diversos usos a lo largo del tiempo, siendo corral de comedias en el siglo XVII, coliseo a partir de 1769, teatro romántico en el siglo XIX y sala de cine en el primer cuarto del siglo XX. Este cambio continuo de usos ha conllevado asimismo importantes transformaciones en su estructura arquitectónica.[2]

También se le ha denominado Corral de Zapateros y Teatro Cervantes.[3]

Historia

En 1601, el ayuntamiento de Alcalá de Henares decidió encargarle al carpintero Francisco Sánchez la construcción del corral, en la antigua plaza del mercado (hoy en día Plaza de Cervantes). El Corral se inauguró en 1602 en el mismo periodo que los corrales de comedias de Madrid (a cielo descubierto, con su empedrado, pozo y desván de tramoyas). En 1769 se convirtió en un coliseo neoclásico, fue techado mediante un entramado de vigas que mejoró su acústica, sobre todo para espectáculos musicales. Luego, en la época romántica se convierte el antiguo patio empedrado en platea dando al patio de butacas la típica forma de herradura, cubierta por un falso techo con frescos.[4]

Durante el siglo XX el viejo teatro se convirtió en un cine, y funcionó como tal hasta los años setenta. A raíz del deterioro, cayó en el olvido y fue abandonado. Estuvo a punto de ser derribado, hasta que finalmente Miguel Ángel Coso Marín, Mercedes Higuera Sánchez Pardo y Juan Sanz Ballesteros comenzaron una prolongada investigación "in situ" y archivística. Al mismo tiempo lucharon para que este edificio fuera recuperado con la dignidad y profundidad que se merecía. Tras 20 años de intenso trabajo, y gracias a una cuidada restauración, hoy día se traslucen vestigios de todos estos tiempos haciendo que en este lugar, de enorme encanto, se respire la memoria de nuestras artes escénicas.

Other Languages