Corporación de Fomento de la Producción

Corporación de Fomento de la Producción
Logo Corfo.png
Acrónimo CORFO
Tipo Estatal
Fundación 1940
Sede central Moneda 921, Santiago, Chile
Sitio web www.corfo.cl
[ editar datos en Wikidata]

La Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) es la agencia del Gobierno de Chile dependiente del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo a cargo de apoyar el emprendimiento, la innovación y la competitividad en el país, con el objetivo de promover una sociedad de más y mejores oportunidades para todos, contribuyendo al desarrollo económico y combatiendo la desigualdad en Chile.

Actualmente Corfo cuenta con más de 50 programas que apoyan a 200 mil beneficiarios al año y que apuntan a convertir a Chile en un país más desarrollado hacia el fin de esta década.

Historia

Bajo el gobierno radical de Pedro Aguirre Cerda, el 29 de abril de 1939 se fundaron la Corfo junto a la Corporación de Reconstrucción y Auxilio para buscar la industrialización del país y coordinar la reconstrucción tras el terremoto de Chillán de 1939,[1] respectivamente.

Antecedentes a su fundación (1931-1939)

Durante el segundo gobierno de Arturo Alessandri Palma (1932-1938) se inició el debate del desarrollo económico e industrial del país, que hasta ese momento se encontraba sumido en el subdesarrollo y estaba sometido a la importación de gran parte de sus recursos, en especial del acero, muy necesario para iniciar un futuro proceso de industrialización. Por ello en 1934 se revivió un organismo fundado en 1931, el Consejo de Economía Nacional, que tendría como secretario general a Pedro Aguirre Cerda, tomando las riendas de un necesario avance hacia el progreso y el desarrollo. Las elecciones presidenciales de 1938 estuvieron marcadas, entre otros temas, por la forma en que se debía abordar la disyuntiva.

Tras la elección del candidato radical vendría un factor decisivo para su creación: un mortífero terremoto grado 7,8 MW sacude el sur del país en enero de 1939, obligando a inyectar grandes cantidades de dinero provenientes del extranjero para la reconstrucción y el fomento de la producción nacional, como parte del "crecimiento hacia adentro" que proponían los radicales.

Ante la propuesta del gobierno, fue Roberto Wachholtz, en ese entonces ministro de Hacienda, el encargado de defender el proyecto de ley ante un poder parlamentario en manos de los conservadores y latifundistas de la época, que pedían una predominancia del interés económico por sobre el interés del estado.

Fundación y primeros años (1939-1950)

El día 29 de abril de 1939, y después de un intenso debate legislativo, se promulga la "Ley N° 6.434 de Reconstrucción, Auxilio y Fomento de la Producción" que crea la Corporación de Fomento de la Producción y la Corporación de Reconstrucción y Auxilio.[1] Finalmente es la segunda la que se encargará de la tareas de reconstrucción.

Dentro de las primeras misiones de la Corfo está el reclutamiento de profesionales de primera línea, principalmente ingenieros y economistas como Guillermo del Pedregal, Raúl Zorrilla, Oscar Gajardo, Eduardo Figueroa Geisse, Mario Sarquis Yazigi, Guillermo Moore Montero, Germán Pico Cañas entre otros, para evaluar y hacer un catastro de los recursos de los que Chile disponía y buscar la mejor forma de explotarlos.

Los Planes de Acción Inmediata fueron la respuesta a la urgencia de contar con planes a corto plazo para mitigar los efectos del terremoto de 1939. Así hubo un primer Plan de Acción Inmediata para la Minería y luego vendrían otras áreas: El Plan de Fomento de la Producción de la Energía Eléctrica, El Plan de Acción Inmediata para la Agricultura y Explotaciones afines, El Plan de Fomento Industrial y El Plan de Acción Inmediata de Comercio y Transporte. Los Planes de Acción Inmediata marcaron la primera década de Corfo, donde su principal foco "el fomento a la industrialización y una política de incentivo a las exportaciones, especialmente agrícolas".

En 1940, Corfo abre una oficina en Nueva York, Estados Unidos. Su misión tenía carácter comercial, financiero y técnico. La oficina realizaba las negociaciones y operaciones con el Eximbank (Export-Import Bank of the United States), particularmente gestionando planes de inversión y solicitudes de crédito.

Una de los primeras necesidades cubiertas por la Corporación fue la energía eléctrica y el acero, la primera ya era un eje fundamental de los países industrializados y el segundo era primordial para la construcción de todo tipo de maquinarias industriales. Por la primera nace la Empresa Nacional de Electricidad S.A. ENDESA, que desarrollaría una extensa red de plantas hidroeléctricas de pasada y la instalación de torres de transmisión que actualmente forma el SIC, en 1943. Por la segunda la Compañía de Aceros del Pacífico S.A. CAP, que controla hasta hoy la mayoría de la industria siderúrgica con plantas como Huachipato.

Luego vendría la exploración de pozos petrolíferos en la región patagónica de Magallanes, hasta que el 29 de diciembre de 1945 se realiza la primera perforación exitosa para formar en 1950 la Empresa Nacional del Petróleo ENAP que comandaría las exploraciones y posteriormente las refinerías.

Etapa de transformación (1960-1989)

La entidad experimentó muchas transformaciones a lo largo de los años. Pasó de ser una institución creadora de nuevas empresas y negocios, como sucedió hasta principios de los años '70, a administrar empresas públicas y a ser una financiera "de primer piso" durante la segunda mitad de los setenta y hasta mediados de los ochenta. En la segunda mitad de los años ochenta redujo su operación de primer piso para abordar la de segundo piso, proceso que se acentuó hasta 1994.

Entre los años 1973- 1989, la Corfo sufrió un proceso que desvirtuó el rol para el cual había sido fundada. Se inició una política de privatización que culminó con el traspaso al sector privado de importantes empresas públicas. Pero al retorno a la democracia, una de sus principales tareas fue sanear el déficit financiero del proceso privatizador y la existencia de una cartera de créditos de alta morosidad.

Años actuales (1990-2015)

A principios de los años 90 surgen instrumentos de promoción de la asociatividad que se mantendrán por varios años. Entre ellos los Proyectos Asociativos de Fomento, los Fondos de Asistencia Técnica, y una década después el Programa de Desarrollo de Proveedores, los Programas Territoriales Integrados, las Agencias Regionales de Desarrollo Productivo y los Clusters.

Pero el nuevo milenio había llegado con repercusiones económicas provocadas por la crisis asiática de 1998. Las empresas de menor tamaño se transformaron en el foco de Corfo. Primero su acción se concentró en elevar la competitividad individual de las empresas; luego, de las cadenas productivas y más tarde la del entorno empresarial, en el entendido que todos forman redes que se influyen entre sí. Además, dispuso iniciativas tendientes a atraer a Chile inversión extranjera, al tiempo que trabajó por captar inversiones que se localizaran en las distintas regiones del país.

Conjuntamente con la creación de líneas tan exitosas como Capital Semilla o las Incubadoras de Negocios, Corfo irrumpe de manera contundente en sectores que lo requerían y donde no había experimentado, como el cine y la televisión.

En 2010, el terremoto de febrero es una nueva catástrofe que marca el rumbo de la institución. Corfo reacciona poniendo a disposición de las micro, pequeñas y medianas empresas fondos para facilitarles el acceso a financiamiento para la reconstrucción. Al mismo tiempo se compromete a respaldar créditos para inversión, capital de trabajo y reprogramación, sin descuidar los diferentes Programas de que dispone.

Es así como el año 2014 marca un nuevo ciclo, caracterizado por la necesidad evidente de un cambio de la estrategia de desarrollo productivo. La estrategia basada en la explotación de los recursos naturales ya no está rindiendo como en el pasado. Se requiere avanzar fuertemente en una política que promueva la productividad, la sofisticación del aparato productivo y la diversificación de la matriz exportadora. La oferta de valor de Corfo se diseña en función de esos objetivos.

Entonces define que su Misión es mejorar la competitividad y la diversificación productiva del país, fomentando la inversión, la innovación y el emprendimiento, y fortaleciendo, además, el capital humano y las capacidades tecnológicas para alcanzar el desarrollo sostenible y territorialmente equilibrado.

Lo anterior, con la Visión de ser una agencia de clase mundial que logra los propósitos establecidos en su misión, articulando en forma colaborativa ecosistemas productivos y sectores con alto potencial para proyectar a Chile hacia la nueva economía del conocimiento, en el siglo XXI.

En ese contexto, Corfo define que entre sus roles fundamentales estarán:

1. Gerencia de Innovación: potenciar la innovación empresarial y promover el trabajo asociativo del sector privado en colaboración con entidades tecnológicas y universitarias.
2. Gerencia de Emprendimiento: fomentar emprendimientos dinámicos basados en ideas de negocio innovadoras, competitivas y de alto potencial de crecimiento.
3. Gerencia de Desarrollo Competitivo: prestar apoyo al desarrollo competitivo para mejorar la productividad y la oferta de valor de las empresas, a través de una red de apoyo y de programas, para así impulsar la competitividad del país.
4. Gerencia de Inversión y Financiamiento: aportar soluciones financieras, por medio de programas de apoyo que faciliten el acceso a financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas en Chile
5. Gerencia de Desarrollo de Capacidades Tecnológicas : contribuir a mejorar las capacidades tecnológicas que tiene nuestro sistema nacional de innovación, articulando y fortaleciendo ciertas capacidades críticas de capital humano, infraestructura y conocimiento tecnológico.
Other Languages