Coronación de la Virgen (Velázquez)

Coronación de la Virgen
Velázquez - Coronación de la Virgen (Museo del Prado, h. 1645).jpg
Autor Diego Velázquez, Hacia 1635- 1648
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Barroco
Tamaño 176 cm × 124 cm
Localización Museo del Prado, Madrid, Flag of Spain.svg  España
[ editar datos en Wikidata]

La Coronación de la Virgen es un lienzo de Diego Velázquez conservado en el Museo del Prado.

Historia del cuadro

El cuadro, según Antonio Palomino, "estaba" en el oratorio del cuarto de la reina Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV, en el antiguo Real Alcázar de Madrid.[2] En 1746 se inventarió con atribución correcta en el Palacio del Buen Retiro y en 1772 en el Palacio Real Nuevo, ingresando en el Museo en 1819.

Carl Justi y Aureliano Beruete la incluyeron entre las obras tardías del pintor, al encontrar semejanzas estilísticas con Las hilanderas. Allende-Salazar, seguido por el resto de la crítica, observó sin embargo que el cuadro debió de pintarse antes de 1644, cuando aparece fechada la Coronación de Jusepe Martínez para la Catedral de Zaragoza, cuya parte superior guarda estrecha semejanza con el lienzo velazqueño. Para José López-Rey, con todo, esa relación de dependencia no sería motivo suficiente para adelantar la fecha de ejecución del lienzo de Velázquez, que él data entre 1644-1648 por encontrarlo estilísticamente próximo a la Fábula de Aracne y la Venus del espejo, pues Martínez podría haber visto el cuadro de la Coronación de la Virgen inacabado o haber recibido ciertas sugestiones de Velázquez, con quien coincidió en Zaragoza en 1644 y a quien alguna vez dejó su taller.[4]

Se trata de una pintura en cierto modo excepcional dentro de la producción de Velázquez, en la que no abundan las obras de devoción, para la que se han sugerido como modelos iconográficos algunas composiciones de igual tema de El Greco en el Museo del Prado y Hospital de la Caridad de Illescas, una estampa de Alberto Durero fechada en 1510 y dos estampas sacadas de un cuadro de Marten de Vos, si bien, como advierte Julián Gállego, la escena «apenas puede concebirse en otro orden, con el Padre a la derecha, el Hijo a la izquierda y el Espíritu Santo en forma de paloma, volando sobre la cabeza de la Virgen, sentada en un plano inferior».[5]

Other Languages