Corona de espinas

Corona de espinas
"Corona de espinas", por Carl Bloch.

La corona de espinas es un símbolo cristiano que recuerda la Pasión de Jesús. Se menciona en los evangelios de Juan (19:2, 5), Marcos (15:17) y Mateo (27:29).

Historia

Según los evangelios, los soldados romanos se la colocaron a Jesús durante su pasión. Tenía una doble función: humillar a Jesús (coronándolo como rey de los judíos, en tono de burla) y provocarle daño y dolor.

La corona se convirtió en una reliquia muy preciada. Existen referencias de su presencia en Jerusalén desde el siglo V (con las cartas de Paulino de Nola). Se describe su ubicación en la Basílica de Sión en el 570. En el siglo VII fue trasladada a Constantinopla debido a las invasiones persas. En el siglo X, con motivo de una crisis económica en el imperio, pasó a manos de prestamistas venecianos, hasta que fue adquirida por la monarquía francesa. Luis IX de Francia construyó en el siglo XIII la Sainte Chapelle como lugar de veneración de la reliquia.[2]

En la actualidad, la corona se ofrece a la veneración pública los primeros viernes de mes y el Viernes Santo.[1]

Other Languages
беларуская: Цярновы вянок
български: Трънен венец
čeština: Trnová koruna
Deutsch: Dornenkrone
Esperanto: Dornokrono
eesti: Okaskroon
français: Sainte Couronne
hrvatski: Trnova kruna
Bahasa Indonesia: Mahkota duri
한국어: 가시관
português: Coroa de espinhos
svenska: Törnekrona
Türkçe: Dikenli taç
українська: Терновий вінець