Cordero de Dios

Cordero de Dios, de Francisco de Zurbarán, Museo del Prado, c. 1635-1640.
Adoración del Cordero Místico, con la sangre brotando, detalle del Políptico de Gante, de Jan van Eyck, c. 1432.

Cordero de Dios (en griego: Ἀμνὸς τοῦ Θεοῦ, Amnos tou Theou; en latín, Agnus Dei) es un título para Jesús que aparece en el Juan 1,29, Juan el Bautista ve a Jesús y exclama: «He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo».

La doctrina cristiana sostiene que el Hijo de Dios, Jesucristo escogió sufrir la crucifixión en el Calvario como un signo de su total obediencia a la voluntad de su divino Padre, como un «agente y servidor de Dios». El concepto cristiano de un Cordero de Dios se basa muy libremente en el judío Korbán Pésaj, que no tiene nada que ver con el sacrificio humano ni con el pecado de ninguna manera. En la teología cristiana, el Cordero de Dios es considerado como fundamental e integral para el mensaje del cristianismo.

Un cordero parecido a un león que se eleva para entregar la victoria después de haber sido sacrificado aparece varias veces en el Libro del Apocalipsis. También es mencionado en los 1 Corintios 5:7 sugiere que el apóstol Pablo tiene la intención de referirse a la muerte de Jesús, quien es el Cordero Pascual, con el tema que se encuentra en los Salmos 23, que representa a Dios como un pastor conduce a su rebaño (la humanidad).

El título «Cordero de Dios» es ampliamente utilizado en las oraciones cristianas, y «Agnus Dei» es utilizado como una parte estándar de la misa católica, así como las liturgias occidentales clásicas de las Iglesias anglicana y luterana. También se utiliza en la liturgia y como una forma de oración contemplativa. El «Agnus Dei» también forma una parte de un fragmento musical de la misa.

Como motivo visual, el cordero ha sido, desde la Edad Media, representado muchas veces como un cordero aureolado de pie con una pata delantera ladeada «poseyendo» un banderín con una cruz roja sobre un fondo blanco, aunque también existen muchas otras formas de representación.

Evangelio de Juan

El título «Cordero de Dios» para Jesús aparece en el Juan 1,36. Este segundo uso del título «Cordero de Dios» tiene lugar en presencia de los dos primeros apóstoles de Jesús, quienes inmediatamente le siguen, y se dirigen a él como «Rabí» con respeto y más tarde en la narrativa traen a otros a encontrarse con él.

Estos dos proclamaciones de Jesús como el Cordero de Dios se relacionan muy estrechamente con la otra proclama del Bautista en Juan 1,34: «Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios». Desde una perspectiva cristológica, estas proclamas y el descenso del Juan 4,42.

Other Languages
العربية: حمل الله
беларуская: Ягня Божае
български: Агнец
català: Agnus Dei
čeština: Agnus Dei
dansk: Agnus Dei
Deutsch: Agnus Dei
English: Lamb of God
Esperanto: Agnus Dei
suomi: Agnus Dei
français: Agnus Dei
galego: Agnus Dei
hrvatski: Jaganjac Božji
magyar: Agnus Dei
Bahasa Indonesia: Anak Domba Allah
italiano: Agnus Dei
日本語: 神の子羊
Latina: Agnus Dei
lietuvių: Agnus Dei
latviešu: Dieva Jērs
Nederlands: Agnus Dei
norsk nynorsk: Agnus Dei
norsk bokmål: Guds lam
português: Cordeiro de Deus
română: Agnus Dei
русский: Агнец Божий
srpskohrvatski / српскохрватски: Agnus Dei
slovenčina: Agnus Dei
српски / srpski: Агнец
svenska: Agnus Dei
Türkçe: Tanrı Kuzusu
українська: Агнець
Tiếng Việt: Chiên Thiên Chúa
中文: 羔羊頌