Corcho

Corteza de un alcornoque.

El corcho es la corteza del alcornoque (Quercus suber), un tejido vegetal que en botánica se denomina felema y que recubre el tronco del árbol. Cada año, crece una nueva peridermis –formada por anillos que crecen de dentro hacia fuera del alcornoque- que se superpone a las más antiguas, formando así esta corteza. El corcho puede presentarse en bruto, como producto directo de la extracción de la corteza del árbol o elaborado para su utilización en diferentes áreas. El principal componente del corcho es la suberina.

La producción mundial de corcho es de unas 340.000 toneladas, de las cuales Portugal produce un 61%, España un 30%, e Italia un 6%.

Propiedades

El corcho posee cualidades únicas e inigualables que ningún ingenio humano ha logrado imitar o mejorar:

  • Ligereza: se debe a que el 88% de su volumen es aire, lo que se traduce en una densidad baja.
  • Elasticidad: la elasticidad es la capacidad de recuperar el volumen inicial tras sufrir una deformación que justifica, entre otras, su utilización como en tapamiento. El corcho puede comprimirse hasta casi la mitad de su longitud sin perder ninguna flexibilidad, y recupera su forma y volumen en cuanto deja de presionarse.
  • Coeficiente de rozamiento elevado: la superficie del corcho queda tapizada por microventosas que le permiten una gran adherencia y dificultan su deslizamiento.
  • Impermeabilidad: la difusión de líquidos y gases a través del corcho es muy dificultosa, gracias a la suberina y a los ceroides presentes en las paredes de sus células, el corcho es prácticamente impermeable a líquidos y gases. Su resistencia a la humedad le permite envejecer sin deteriorarse, de ahí que varias ánforas de vino halladas dentro del mar conservasen su cierre de corcho en perfectas condiciones.
  • Gran poder calorífico: la capacidad del corcho para generar calor es equivalente a la del carbón vegetal, alrededor de 7.000 Kcal/kg.
  • Fácilmente manejable: modificando artificialmente el contenido en agua del corcho, mediante hervido por ejemplo, se facilitan los procesos industriales, principalmente los de corte, al volverse más blando y elástico.
  • Bajo contenido en agua: la humedad de equilibrio del corcho con el ambiente, una vez eliminada la raspa, no supera el 9% de su peso, siendo normalmente del 6%. Esta baja humedad hace imposible la proliferación de microorganismos.
  • Aislante térmico: la función natural del corcho es proteger las partes vivas del árbol que lo genera. Su estructura alveolar (impidiendo circular el aire), el bajo contenido en agua y la falta de conductividad de sus compuestos le permite cumplir su función de aislante de forma efectiva. Presenta una resistencia al paso del calor treinta veces superior a la del hormigón.
Other Languages
العربية: فلين
български: Корк
bosanski: Pluta
català: Suro
čeština: Korek
dansk: Kork
Deutsch: Kork
Ελληνικά: Φελλός
Esperanto: Korko
eesti: Kork
euskara: Artelazki
فارسی: چوب‌پنبه
suomi: Korkki
Gaeilge: Corc
Gàidhlig: Àrc
galego: Cortiza
עברית: שעם
magyar: Parafa
Հայերեն: Խցանափայտ
Bahasa Indonesia: Gabus
Ido: Korko
italiano: Sughero
日本語: コルク
한국어: 코르크
lumbaart: Legnazz
Bahasa Melayu: Gabus
Nederlands: Kurk (materiaal)
norsk nynorsk: Kork
norsk bokmål: Kork
occitan: Siure
português: Cortiça
Runa Simi: Putura
română: Dop de plută
русский: Пробка
srpskohrvatski / српскохрватски: Pluta
Simple English: Cork (material)
slovenščina: Pluta
српски / srpski: Плута
svenska: Kork
українська: Корок
oʻzbekcha/ўзбекча: Poʻkak
vèneto: Suro
粵語: 水松木