Coral

Symbol question.svg
 
Coral
PillarCoral.jpg
Coral en forma de pilar (Dendrogyra cylindricus)
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clase: Anthozoa
Ehrenberg, 1831
Subclases y órdenes existentes

Subclase: Octocorallia
   Orden: Alcyonacea
   Orden: Helioporacea
   Orden: Pennatulacea
Subclase: Hexacorallia
   Orden: Antipatharia
   Orden: Ceriantharia
   Orden: Corallimorpharia
   Orden: Scleractinia
   Orden: Zoanthidea
[1]   Véase también Anthozoa

[ editar datos en Wikidata]

Los corales marinos son animales coloniales, salvo excepciones,[nota 1] pertenecientes al filo Cnidaria, clase Anthozoa. Las colonias están formadas por hasta miles de individuos zooides y pueden alcanzar grandes dimensiones.

Aunque los corales pueden atrapar plancton y pequeños peces con las células urticantes en sus tentáculos, la mayoría de los corales, obtienen la mayor parte de sus nutrientes de las algas unicelulares fotosintéticas denominadas zooxantela, que viven dentro del tejido del coral. Estos corales requieren de luz solar y crecen en agua clara y poco profunda, normalmente a profundidades menores de 60 metros. Los corales pueden ser los principales contribuyentes a la estructura física de los arrecifes de coral que se formaron en aguas tropicales y subtropicales, como la enorme Gran Barrera de Coral en Australia y el arrecife Mesoamericano en el mar Caribe. Otros corales, que no tienen una relación simbiótica con algas, pueden vivir en aguas mucho más profundas y en temperaturas mucha más bajas, como las especies del género Lophelia que pueden sobrevivir hasta una profundidad de 3000 metros.[2]

El término "coral" no tiene ningún significado taxonómico y es poco preciso; suele usarse para designar a los antozoos en general, tanto a los que generan un esqueleto calcáreo duro, especialmente los que construyen colonias ramificadas, como las acroporas; pero también es común denominar coral a especies con colonias compactas ("coral cerebro" como Lobophyllia) e incluso con esqueleto córneo y flexible, como las gorgonias. Asimismo, se llaman corales blandos a las especies del orden Alcyonacea, que no generan esqueleto y utilizan el calcio en forma de espículas repartidas por su tejido carnoso, para proporcionarles mayor rigidez y consistencia.

Tanto en el mundo del buceo como en acuariofilia, los corales se dividen en blandos y duros, según tengan esqueleto o no. Y los duros, a su vez, se subdividen en duros de pólipo corto y duros de pólipo largo, small polyp stony (SPS) y large polyp stony (LPS), en inglés. Esta clasificación se refiere al tamaño del pólipo del género, que en los SPS como Montipora, suele ser de 1 o 2 mm[5]

Taxonomía

Coral de la familia Fungiidae con tentáculos cortos, en Papúa Nueva Guinea.

Los corales se dividen en dos subclases en función del número de tentáculos o líneas de simetría: Hexacorallia y Octocorallia, y una serie de órdenes en función de sus exoesqueletos, tipo de nematocisto y análisis genético mitocondrial.[8] La tipificación común de los corales cruza los límites del suborden/clase.

Corales hermatípicos

Los corales hermatípicos, son corales pétreos que construyen arrecifes. Secretan carbonato de calcio para formar un esqueleto duro. Obtienen una parte de sus requerimientos energéticos de zooxantelas, microalgas fotosintéticas simbióticas.

Los que tienen seis o menos, o múltiplos de seis, ejes de simetría en su estructura corporal son denominados hexacorales, subclase Hexacorallia. Este grupo incluye a los corales principales protagonistas de la construcción de arrecifes, los pertenecientes al orden Scleractinia o escleractinios. Los otros géneros de corales hermatípicos pertenecen a la subclase Octocorallia, como Heliopora y Tubipora, y Millepora, que pertenece a la clase Hydrozoa.[9]

Los factores ecológicos necesarios para el crecimiento de los corales hermatípicos, son entre otros:

  1. Aguas relativamente someras (desde la superficie hasta varias decenas de metros).
  2. Temperaturas cálidas (entre 20°C y 30°C).
  3. Salinidades normales (entre 27‹ y 40‹).
  4. Fuerte penetración de la luz.
  5. Intercambio con las aguas oceánicas abiertas en zonas agitadas de alta energía, lo que hace que se trate de aguas claras, sin sedimento en suspensión y con cierto contenido en nutrientes.
  6. Sustrato firme para su anclaje.[10]

Sólo en el Caribe, existen por lo menos 50 especies de coral pétreo, cada una con una estructura dura única.

Algunos tipos conocidos son:

  • Corales cerebro, que pueden crecer hasta 1,8 metros de ancho.
  • Acropora, que crecen rápidamente y pueden tener un tamaño grande; son importantes constructores de arrecifes. Especies como Acropora cervicornis tienen grandes ramas, algo semejantes a cuernos de ciervos, y habitan en zonas con un oleaje fuerte.
  • Dendrogyra, que forman columnas que pueden llegar a tener una altura de 3 metros.
  • Leptopsammia, que aparece en casi todas las partes del mar Caribe.[11]

Corales ahermatípicos

Los corales ahermatípicos no construyen arrecifes, porque no generan un esqueleto. Tienen ocho tentáculos y se conocen también como octocorales, subclase Octocorallia. Incluyen los corales del orden Alcyonacea, así como algunas especies en el orden Antipatharia ( coral negro, géneros Cirrhipathes y Antipathes).[11] son también conocidos como corales blandos. A diferencia de los corales pétreos, son flexibles, ondulando en las corrientes de agua, y a menudo están perforados, con una apariencia de encaje.

Sus esqueletos son proteínicos en lugar de calcáreos. Los llamados corales blandos y corales cuero o piel, en su mayoría de aspecto carnoso, tienen en sus tejidos unos cristales microscópicos de calcita llamados espículas, cuya función es dar consistencia al tejido del animal, en ausencia de esqueleto propiamente dicho. La forma y distribución de las espículas son las principales características utilizadas en la identificación de géneros y especies de octocorales.[13] que los corales pétreos.

Corales porosos

Los corales pueden ser porosos o no-porosos. Los primeros tienen esqueletos porosos que permiten que sus pólipos se conecten entre sí a través del esqueleto. Corales duros no-porosos tienen esqueletos sólidos, macizos.[15]

Other Languages
العربية: مرجان (حيوان)
башҡортса: Мәрйен
беларуская: Карал
беларуская (тарашкевіца)‎: Карал
български: Корали
বাংলা: প্রবাল
brezhoneg: Koural
català: Corall
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Dăng-hù
Cebuano: Kagaangan
čeština: Korál
Чӑвашла: Мерчен
Cymraeg: Cwrel
dansk: Koraldyr
Deutsch: Koralle
Ελληνικά: Κοράλλι
English: Coral
Esperanto: Koralo
eesti: Korallid
euskara: Koral
فارسی: مرجان
français: Corail
Nordfriisk: Koralen
Gaeilge: Coiréal
客家語/Hak-kâ-ngî: Sân-fù
עברית: אלמוגים
हिन्दी: मूँगा (जीव)
Հայերեն: Կորալ
Ido: Koralio
íslenska: Kórall
日本語: サンゴ
한국어: 산호
Кыргызча: Кораллдар
Latina: Corallium
Lëtzebuergesch: Korallen
lietuvių: Koralas
latviešu: Koraļļi
македонски: Корал
Nederlands: Koraal (zoölogie)
Novial: Koralie
occitan: Coralh
polski: Koral
پنجابی: مرجان
português: Coral
Runa Simi: Mullu
română: Coral
русский: Коралл
саха тыла: Коралл
Scots: Coral
srpskohrvatski / српскохрватски: Koral
සිංහල: කොරල්
Simple English: Coral
slovenščina: Korala
svenska: Koralldjur
தமிழ்: பவளம்
తెలుగు: ప్రవాళం
Tagalog: Sagay
українська: Корал
اردو: مرجان
oʻzbekcha/ўзбекча: Marjon
Tiếng Việt: San hô
Winaray: Anthozoa
ייִדיש: קאראל
中文: 珊瑚
Bân-lâm-gú: San-ô͘
粵語: 珊瑚