Cora (división territorial)

La cora (o kora) era una de las demarcaciones territoriales en que estaba dividida al-Ándalus,[1]​ la antigua península ibérica islámica, durante el emirato y el califato de Córdoba. Coexistía con otra demarcación territorial denominada Marca ("thagr"), que se superponía a las coras en las zonas fronterizas con los reinos cristianos. Ambas constituían la organización territorial andalusí.

Según el diccionario de la RAE, la palabra cora proviene del árabe kūrah, y esta del griego χῶρα, con el significado de territorio.

Mapa aproximado de las coras del Emirato de Córdoba en el 929.
Organización territorial del Califato de Córdoba hacia el año 1000.

Organización territorial de al-Ándalus

El Califato andalusí se organizó en seis grandes circunscripciones, tres interiores y tres fronterizas, todas con sus respectivas coras. Las demarcaciones o regiones interiores (nabiya) eran: al-Gharb, que abarcaba la actual provincia de Huelva y el sur de Portugal; al-Mawsat o tierras del centro, que se extendía por los valles del Guadalquivir y del Genil, más las zonas montañosas de Andalucía, es decir, la antigua Bética;[4]

Cada cora tenía atribuido un territorio con una capital, en la que residía un walí o gobernador, que habitaba en la parte fortificada de la ciudad, o alcazaba. En cada cora había también un cadí o juez. Las "Marcas" o "thugur" (plural de thagr), en cambio, tenían a su frente un jefe militar llamado qa’id, cuya autoridad se superponía a las autoridades de las coras incluidas en la marca.

Las coras, a su vez, estaban divididas en demarcaciones menores, llamadas iqlim, que eran unidades de carácter económico-administrativo, cada una de ellas con un pueblo o castillo como cabecera. Algunos autores consideran que las coras son herederas de las anteriores demarcaciones béticas.[6]

En los primeros tiempos de la presencia islámica en la península ibérica, dentro de cada cora se establecieron los poblados en torno a castillos, denominados " ḥiṣn" ("husûn", en plural), que actuaban como centros organizativos y defensores de un cierto ámbito territorial, denominado " Yûz" ("Ayzâ", en plural).[9]

En otros momentos históricos, la organización en coras se sustituyó por otro tipo de demarcaciones, como la Taha, propia del Reino nazarí de Granada, existente desde el siglo XIII hasta 1492 y último Estado islámico de la península ibérica.