Copa menstrual

Copa menstrual en forma de campana.

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. A diferencia de los tampones, que también se usan internamente, la copa menstrual no absorbe la sangre. Más bien, se queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.[3]

Copa menstrual con forma similar al diafragma

Historia de la copa menstrual

Aunque existían copas menstruales rudimentarias circulando desde el año 1867, la copa menstrual se comenzó a producir industrialmente desde la década de 1930, si bien la primera patente fue en 1932, la de L. J. Goddard.[8]

En 1950, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, las copas se volvieron a fabricar en los Estados Unidos, lo que se interrumpió en 1963, por falta de rentabilidad y la escasez de látex.Por otro lado, algunas mujeres opinaban que era demasiado grande, rígida y pesada, además de la aversión cultural de la manipulación de los genitales, el flujo menstrual y las secreciones vaginales.[9]

En 1987,se comenzó a fabricar en los Estados Unidos la copa llamada The Keeper, de látex, en dos tamaños, con el pequeño siendo para las mujeres más jóvenes y sin hijos. Poco a poco, se ha vuelto más popular, gracias a los mejores diseños, su resistencia y a su carácter reutilizable, lo que permite un gran ahorro económico a lo largo de los años; además, su antecesora, la copa Tassaway, había recibido buenas críticas de los médicos, que la consideraban muy segura, inocua y capaz de reducir la incidencia de infecciones genitales comúnmente asociadas al uso de absorbentes sanitarios (tanto desechable como reutilizable) y los tampones. La copa menstrual The Keeper, de látex, sigue en venta hoy en día.

En los últimos años, las copas menstruales se han hecho de materiales alternativos, por ejemplo la silicona médica, debido a las posibilidades de alergia generadas por el uso del látex. Existen muchas fábricas de estas copas, lo que permite una mayor libertad de elección de modelos, formatos, colores y precios.