Copín de Holanda

Diego Copín de Holanda fue un maestro escultor, presumiblemente nacido en Holanda, activo desde el último cuarto del siglo XV y principios del siglo XVI, en varias catedrales de España. Apenas se conocen datos de su vida, e incluso la huella de su obra es difusa por haber trabajado en colaboración con otros artistas en muchas de sus obras.

Trabajó en la sillería del coro de la Catedral de León c. 1480. Colaboró en Toledo con Sebastián de Almonacid y Felipe de Vigarny, en el retablo mayor de la catedral c. 1498; también trabajó en los sepulcros reales y en el Santo Entierro.

Su estilo adscrito al Gótico tardío, con cierta humanización de los tipos humanos, en clara transición del gótico al renacimiento, en pleno desarrollo en aquellos momentos en Italia. Se caracteriza por el detallismo y cierta tendencia a la monumentalidad. Establecido en España, trabajó fundamentalmente en Toledo, donde realizó, en colaboración con otros autores, la considerada su gran obra, el retablo mayor de la Catedral Primada, de esquema gótico muy tradicional, con doseletes, tracerías y perfil escalonado. La gran novedad que aporta es la preeminencia del tabernáculo, situado en el centro del retablo y concebido a modo de transparente; este esquema se repetiría en la retablística posterior con gran profusión. Intervino también en las catedrales de León y Coria, y parece que dio unas trazas para la custodia catedralicia toledana, que luego ejecutaría Enrique de Arfe.

Obra en la catedral de Coria

  • Sepulcro del obispo Ximénez de Préxamo.
Other Languages