Convergència i Unió

Convergència i Unió
Logo CiU.png
Presidente Jordi Pujol (1978-2003)
Artur Mas (2003-2015)
Fundación 19 de septiembre de 1978 (coalición)
2 de diciembre de 2001 (federación)
Disolución 17 de junio de 2015[1]
Ideología Nacionalismo catalán
Independentismo catalán[2]
Liberalismo[2]
Democracia cristiana
Posición Centroderecha[4]
Partidos
creadores
Convergència Democràtica de Catalunya (CDC)
Unió Democràtica de Catalunya (UDC)
Colores      Naranja
     Azul
Afiliación internacional Internacional Liberal (CDC)
[ editar datos en Wikidata]

Convergència i Unió (CiU; en español, Convergencia y Unión) fue una federación de dos partidos políticos españoles de ideología nacionalista catalana, creada en 1978 y disuelta en 2015. Estaba integrada por Convergència Democràtica de Catalunya, de ideología liberal y de centroderecha, y Unió Democràtica de Catalunya, de ideología democristiana.

Historia

1978 - 2003: La época de Jordi Pujol

El pacto entre CDC y UDC fue firmado oficialmente el 19 de septiembre de 1978.[5] Convergència i Unió gobernó Cataluña ininterrumpidamente desde 1980 hasta 2003, bajo la presidencia de Jordi Pujol; obteniendo tres mayorías absolutas en los años 1984, 1988 y 1992, y cuatro mayorías simples en 1980, 1995, 1999, 2003. Sin embargo, en las elecciones de 1999 y 2003 el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) obtuvo la mayoría de votos aunque no de diputados.

Durante estos años CiU se caracterizó por colaborar a la gobernabilidad del Estado español,[8] en 1993 y más tarde a José María Aznar (ver Pacto del Majestic) tras la obtención de la mayoría simple del Partido Popular en las elecciones generales de 1996 (a cambio, el PP de Cataluña apoyó a CiU en el Parlamento de Cataluña). La estrategia política del partido se correspondía con la visión de Pujol de la autonomía:

Jordi Pujol, presidente de la Generalidad de Cataluña durante 23 años.

"[La autonomía] responde a la necesidad de reconocer institucionalmente la voluntad de la manera de ser propia con la intención de acercar el poder al pueblo. Dado que los pueblos de España son diversos, las autonomías han de ser diversas”.[...] [Cataluña] tiene la fuerza moral de haber contribuido de forma importante a la democracia, al progreso y a la paz de toda España; tiene la fuerza moral, también, de haber aplazado a veces aspectos importantes de su reivindicación en nombre del interés general".[7]

Desde enero de 2001, cuando Artur Mas -elegido como "sucesor" por el propio Pujol[10]

2003 - 2010: Oposición

Tras 23 años en el Gobierno, los malos resultados obtenidos en las elecciones de 2003 permitieron la coalición entre el PSC, Esquerra Republicana de Catalunya e Iniciativa per Catalunya Verds - Esquerra Alternativa, que conformaron el " Tripartito catalán", que se reeditó en las elecciones de 2006.

En la primera legislatura del tripartito afloró el "problema del tres por ciento", cuando el entonces Presidente, Pasqual Maragall afirmó en un debate en el Parlamento:

"...hemos llegado al meollo de la cuestión: ustedes tienen un problema y este problema se llama tres por ciento."[11]

Declaración que provocó un gran revuelo; aunque finalmente Maragall se vio obligado a retirar la acusación con el fin de no perder el apoyo de CiU al nuevo Estatuto, aprobado finalmente en 2006.[12]

2010 - 2015: Vuelta al Gobierno de la Generalidad y apuesta independentista

El 28 de noviembre de 2010, CiU obtuvo una amplia victoria en las elecciones al Parlamento de Cataluña, con el 46% de los diputados de la cámara (62 escaños) lo que le hizo recuperar la Presidencia de la Generalidad.

Manifestación de la Diada el 11 de septiembre de 2012 en Barcelona.

En plena crisis económica y de relación con el gobierno central, Mas y el resto de dirigentes de la cúpula de CDC dirigen el giro independentista de CDC a favor de la autodeterminación de Cataluña. Otras fuentes señalan que una razón fundamental del giro político es la voluntad de distraer la atención de los numerosos escándalos de corrupción y financiación ilegal.[14]

El 25 de septiembre de 2012 posteriormente a una multitudinaria participación en la histórica Diada del 11 de septiembre por el volumen de ciudadanos participantes,[18]

2015: Crisis y ruptura de la federación

Debido a las diferencias entre la posición de la dirección de UDC y la del líder de CDC Artur Mas con respecto al proceso soberanista, se realizó el 14 de junio de 2015 una consulta a la militancia de UDC, en la que preguntaban si UDC debería comprometerse a seguir con el proceso pero con unas determinadas condiciones, entre ellas no vulnerar la legalidad con declaraciones unilaterales de independencia o iniciando procesos constituyentes al margen de la legalidad, lo que sería contrario a lo suscrito en la hoja de ruta firmada por CDC, ERC y entidades soberanistas.[22]

El miércoles 17 tras una reunión del Comité de Gobierno de UDC, se anunció la salida de los tres consejeros de UDC del gobierno de la Generalitat de Cataluña, aunque se comprometían a mantener la estabilidad parlamentaria hasta el final de la legislatura.[24]

Other Languages