Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos

Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos
Emblem of the Antarctic Treaty.svg
Emblema adoptado en 2002 para representar al Tratado Antártico
Firmado1 de agosto de 1980
Hobart, Flag of Australia.svg Australia
En vigor7 de abril de 1982
Expiraciónindefinida
Firmantes24
Partes11
DepositarioAustralia
IdiomasEspañol, francés, inglés, ruso
Sitio web[1]
[editar datos en Wikidata]

La Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Antárticos (CCRVMA) es un acuerdo internacional celebrado en Canberra, Australia en 1980, y que entró en vigor en 1982 como parte del Sistema del Tratado Antártico.

Tras el comienzo de la explotación del kril se realizó del 7 al 20 de mayo de 1980 Conferencia sobre la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos celebrada con el objeto de conservar la flora y fauna marina antártica. Luego de la conferencia el 1 de agosto de 1980 se abrió a la firma de los participantes la convención redactada en la misma.[1]

La CCRVMA se encarga de regular la pesca de las especies del océano Austral, especialmente merluza negra, centolla y kril (eslabón esencial de la cadena trófica de los principales animales de la fauna antártica). Este organismo está conformado por 25 países miembros y todas las decisiones se adoptan por unanimidad.[2]

A mayo de 2016, el tratado ha sido ratificado por 35 países y por la Comunidad Europea. Los países ratificantes son: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Islas Cook, Corea del Sur España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, India, Italia, Japón, Mauricio, Namibia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú, Polonia, Reino Unido, Rusia (ratificado bajo la Unión Soviética), Sudáfrica, Suecia, Ucrania, Uruguay y Vanuatu.

Ordenación basada en el ecosistema

Siendo responsable de la conservación de los ecosistemas marinos antárticos, la CCRVMA pone en práctica un enfoque de ordenación centrado en el ecosistema. Este no excluye la explotación de los recursos, siempre que sea hecha de manera sostenible y tenga en cuenta los efectos de la pesca en otros componentes del ecosistema.

Other Languages