Convención de Aguascalientes

La fotografía de Francisco Villa sentado en la silla presidencial, junto a Emiliano Zapata –quien se dice, se negó a tomarse la foto sentado en esa silla– es un símbolo del imaginario revolucionario.[1]

La Soberana Convención de Aguascalientes fue una reunión que tuvo lugar durante el proceso de la Revolución mexicana, se celebró desde el 10 de octubre hasta el 9 de noviembre de 1914. Fue convocada el 1º de octubre de 1914 por Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista, bajo la denominación de Gran Convención de Jefes militares con mando de fuerzas y gobernadores de los Estados, y cuyas sesiones iniciales tuvieron lugar en la Cámara de Diputados de la Ciudad de México, aunque con posterioridad fueron trasladadas al Teatro Morelos en Aguascalientes, que nombró a la Convención.

Antecedentes

El general Victoriano Huerta ante el empuje del movimiento revolucionario, presentó su dimisión como presidente de la nación, en julio de 1914, y salió del país.

Venustiano Carranza pretendía discutir con los demás jefes revolucionarios el programa político y los asuntos de gobierno y, como había prometido, presentó su renuncia a la jefatura del Ejército y se retiró de la reunión. Ante la inasistencia de los representantes de Emiliano Zapata, que no reconocían la autoridad de Carranza, y la negativa de Francisco Villa a presentarse en la ciudad de México, se acordó por los asistentes trasladar las sesiones a la ciudad de Aguascalientes, lo que fue aceptado.

Desde los inicios de la Convención, la asamblea estuvo dominada por los elementos villistas, que impusieron sus puntos de vista sobre los demás delegados. Se declaró Soberana, eligió al general Eulalio Gutiérrez Ortiz como Presidente de la República y nombró a Francisco Villa jefe del Ejército convencionista, que se enfrentó por las armas con los constitucionalistas de Venustiano Carranza.

A lo largo del la Revolución Mexicana, Aguascalientes se había mantenido al margen de cualquier actividad relacionada con la misma. Durante la estancia de las fuerzas revolucionarias la ciudad se llenó con la visita de grandes personalidades. El movimiento de la convención estuvo conformado por los carrancistas.

Other Languages