Controversia de la biopsiquiatría

El debate sobre las implicaciones políticas en psiquiatría es discutido en Antipsiquiatría

La controversia en biopsiquiatría es una disputa continua sobre las bases científicas de la teoría y práctica en psiquiatría biológica. Específicamente, el debate es una crítica de las principales teorías psiquiátricas avanzado por psiquiatras y científicos que hoy día son minoría. El movimiento de sobrevivientes de la psiquiatría los apoya. Los críticos mantienen que el campo se encuentra errado de diversas formas. Arguyen que la carencia de biomarcadores es un fallo de evidencia que el trastorno mental tenga una causa somática, o causa biológica. En lugar de ello señalan los modelos del trauma para los trastornos mentales en la literatura psiquiátrica, que ha sido marginada en tanto que la investigación se ha orientado al modelo biológico desde los años ochenta.

Introducción

Después de un siglo de progreso médico, diversas especialidades en medicina han desarrollado prácticas terapéuticas que han hecho más tratables las enfermedades. La psiquiatría biológica intenta investigar determinados trastornos mentales ideando medidas somáticas como remedios. Aparentemente esta tarea está en consonancia con el espíritu de la ciencia; por ejemplo, en farmacología la biopsiquiatría se ha adherido a los estándares de prueba de los psicofármacos.

Una organización crítica de la biopsiquiatría, el Centro Internacional para Investigar la Psiquiatría y la Psicología, señala que el dominante enfoque postula variables somáticas como factores causativos en los trastornos mentales. Consecuentemente, la investigación en biopsiquiatría está confinada al modelo de enfermedad médica. En las palabras del profesor clínico de psiquiatría, Alvin Pam, "Dada esta visión del mundo fija, unidimensional, y mecanicista, la investigación en psiquiatría se ha dirigido a descubrir qué aberrantes factores genéticos o neurofisiológicos están detrás y son causa de la desviación social".[1]​ Según Pam el enfoque de "culpar al cuerpo", el cual generalmente suministra medicamentos para el estrés mental, sustituye la evaluación del comportamiento perturbado en la familia, a putativos desequilibrios químicos.