Contrato del Bosque Permanente

El Contrato del Bosque Permanente (en alemán, Dauerwaldvertrag), también llamado el «Contrato del siglo», señala un acuerdo del año 1915 entre el Zweckverband del Gran Berlín (antecesor de la comunidad local) y el estado prusiano, para la adquisición de bosque en torno a la ciudad. El actual Gran Berlín surge cinco años después del mismo Zweckverband y es sucesor legítimo del contrato. El contrato creó las condiciones para que Berlín dispusiera de grandes extensiones de terreno de bosque. El término Bosque Permanente como parte del nombre del contrato, se refiere a su propósito de permanecer inalterable en el tiempo, y no al concepto de su posible uso agropecuario.

La compra de las tierras y su precio

Compra del Parforceheide, según un mapa de 1903.

El Consorcio del Gran Berlín compraba del estado prusiano zonas de bosque por valor de 50 millones de marcos de oro —en total aproximadamente 10.000 hectáreas— Grunewald, Tegel, Grünau y Köpenick, que aún no formaban en este tiempo parte de Berlín, así como Försterei de Potsdam. El Consorcio se comprometía a no edificar en las superficies de bosque adquiridas, ni a revenderlas, sino a mantenerlas permanentemente a disposición de los ciudadanos como superficies de reposo. Partes de dicha superficie de bosque adquirida, como el Parforceheide, estaban y están también todavía hoy fuera de la frontera municipal berlinesa, en Brandeburgo, y pasaron de nuevo tras la reunificación alemana a ser administradas por el Servicio Forestal.

El Consorcio del Gran_Berlín (1911–1920), al cual pertenecían el municipio de Berlín y otros municipios independientes, comunidades y distritos como Charlottenburgo, Schöneberg, Steglitz, Köpenick o Reinickendorf, dirigía ya en 1912 una pregunta al gobierno sobre la adquisición de bosque y recibía una oferta de más de 11.200 hectáreas de superficie de bosque por 179 millones de marcos-oro. El Consorcio no pudo reunir esta suma.

Según Hermann Kötschke, las ofertas de gobierno originalmente se basaban en el cálculo de poco menos de 2 marcos por metro cuadrado, precio que estaba orientado en el del metro cuadrado de mercado para parques. El Consorcio objetó que ese precio no podía ser aplicado a bosques más alejados de las zonas urbanas. El último emperador alemán Wilhelm II (Guillermo II) cuyo acuerdo, de todos modos, era imprescindible para cada venta de bosque estatal, intervino en las largas negociaciones siguientes. Finalmente, del precio de compra de 50 millones de marcos de oro por 10.000 hectáreas, el Consorciotenía que saldar 5 millones enseguida y el resto en 15 pagos anuales de 3 millones cada uno.

Other Languages