Contrato de mandato

El mandato es un contrato mediante el cual una persona (mandante) confía la gestión de uno o más negocios a otra (mandatario), quien se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera. Es un contrato consensual, bilateral, oneroso, conmutativo, de buena fe, de tracto sucesivo y nominado [1]

Contrato de mandato y representación

El contrato de mandato se encuentra muy vinculado con la representación y el apoderamiento. El mandato puede ser la base en la que sustente el poder dado al mandatario precisamente para la realización del encargo, aunque no se excluye que la fuente de la representaación la constituya otra relación jurídica como el contrato de sociedad, el contrato de trabajo, la propia ley, etc. El mandato agota su esfera de actuación en las relaciones internas entre mandante y mandatario.[2]

La doctrina y la jurisprudencia ha construido el apoderamiento como un negocio unilateral y recepticio y el mandato como una de las relaciones jurídicas subyacente en las que puede asentarse el poder vinculante para el mandante y el mandatario.[2]

Other Languages
azərbaycanca: Etibarnamə
català: Mandat
čeština: Plná moc
dansk: Fuldmagt
Deutsch: Vollmacht
eesti: Volikiri
suomi: Valtakirja
עברית: ייפוי כוח
hrvatski: Punomoć
Հայերեն: Լիազորագիր
Bahasa Indonesia: Surat kuasa
italiano: Mandato
қазақша: Сенімхат
한국어: 위임장
lietuvių: Įgaliojimas
norsk bokmål: Fullmakt
português: Mandato (contrato)
русский: Доверенность
српски / srpski: Punomoćje
svenska: Fullmakt
Türkçe: Vekil (hukuk)
татарча/tatarça: Ышаныч кәгазе
українська: Довіреність
oʻzbekcha/ўзбекча: Vakolatnoma
Tiếng Việt: Giấy ủy quyền