Contrato de arrendamiento

El contrato de arrendamiento o locación (locatio-conductio por su denominación originaria en latín) es un contrato por el cual una de las partes, llamada arrendador, se obliga a transferir temporalmente el uso y goce de un bien mueble o inmueble a otra parte denominada arrendatario, quien a su vez se obliga a pagar por ese uso o goce un precio cierto y determinado.[1]

Tiene que ver con el precio que puede consistir en una suma de dinero pagada de una sola vez, o bien en una cantidad periódica, que en este caso recibe el nombre de renta. También puede pagarse la renta en cualquier otra cosa equivalente, con tal de que sea cierta y determinada, por ejemplo, con los frutos que produce la cosa arrendada ( renta en especie); que a la vez puede ser una cantidad fijada previamente o un porcentaje de la cosecha ( aparcería).

Naturaleza jurídica

Confiere un título de mero tenedor, porque el arrendatario no tiene el título de propietario, sino que reconoce dominio ajeno (del arrendador, en este caso). Sean casas, autos, o distintos inmuebles.

Other Languages
Afrikaans: Huurkontrak
العربية: تأجير
azərbaycanca: İcarə (mülkiyyət)
беларуская: Арэнда
български: Аренда
کوردی: کرێ
Cymraeg: Rhentu
dansk: Husleje
Ελληνικά: Μίσθωση
English: Renting
euskara: Alokairu
فارسی: اجاره
suomi: Vuokra
français: Contrat de bail
עברית: שכירות
हिन्दी: किराया
Bahasa Indonesia: Penyewaan
Ido: Rento
italiano: Locazione
日本語: 賃貸借
қазақша: Жалгерлік
한국어: 임대차
lietuvių: Nuoma
नेपाली: भाडा
Nederlands: Huren
norsk: Husleie
polski: Umowa najmu
português: Locação
română: Rentă
русский: Аренда
саха тыла: Аренда
sicilianu: Affittu
Simple English: Renting
svenska: Hyra
தமிழ்: வாடகை
українська: Оренда
ייִדיש: דינגען
中文: 租賃契約
Bân-lâm-gú: Cho͘-chioh