Contras

Contrarrevolución nicaragüense
Bandera Resistencia Nicaragüense..jpg
Operacional1980 - 1991
Liderado porEnrique Bermúdez Varela, Adolfo Calero
ObjetivosDerrocar al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
Regiones activasBandera de Nicaragua Nicaragua
Bandera de Honduras Honduras
IdeologíaAnticomunismo
EstatusDesmovilización y conversión a partido político cuando el gobierno de Violeta Chamorro retoma el poder

Contras o contra (acortamiento de contrarrevolucionarios también autodenominados Resistencia Nicaragüense) es el nombre dado a los grupos de insurgentes financiados por Estados Unidos que intentaron el derrocamiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que gobernó Nicaragua luego del derrocamiento en julio de 1979 del gobierno dictatorial del presidente Anastasio Somoza y su familia.

En los ataques al gobierno nicaraguense, los Contras cometieron un gran número de violaciones a los derechos humanos y llevando a cabo más de 1300 ataques terroristas,[7]

El movimiento de la Contra agrupó diferentes organizaciones con objetivos diversos, siendo la «Fuerza Democrática de Nicaragua», FDN, su facción más importante. En 1987 prácticamente todas las ramas que formaban la Contra se unieron en la «Resistencia Nicaragüense». Su líder principal fue el coronel Enrique Bermúdez Varela y Adolfo Calero su fundador, y llegó a alcanzar la cifra 22.000 combatientes.

La participación de Estados Unidos como impulsor del movimiento y su contribución material y financiera a su formación quedó probada por la Corte Internacional de Justicia en el Caso Nicaragua contra Estados Unidos en 1984 revelando que el gobierno de los Estados Unidos durante la presidencia de Ronald Reagan entrenaba, armaba, financiaba y abastecía a las Contras, principalmente a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).[8]​. Precisamente, el escándalo Irán-Contra se desató debido a que EE.UU. vendía armas de forma ilegal a Irán para financiar las Contras.

Nacimiento de la Contra

Comandos del Frente Sur de la Contra en 1987

El gobierno de Estados Unidos, por medio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), organizó y financió, a partir de la antigua Guardia Nacional y con ayuda de otros países, como Argentina (en plena dictadura militar), un ejército irregular que, con base en los países vecinos, Honduras y Costa Rica, intervino en acciones de guerra de guerrillas contra el gobierno sandinista, presidido por Daniel Ortega y el FSLN, con el objetivo de desestabilizar al gobierno y eventualmente derrotarlo y derrocarlo.[9]​ Al inicio de la guerra civil sumaban entre 8000 y 10.000 combatientes.

La frontera entre Honduras y Nicaragua no solo fue ocupada por los grupos rebeldes nicaragüenses, ya que también los insurgentes hondureños usaron territorio del país vecino como refugio desde donde lanzar sus operaciones. De los 18.000 rebeldes hondureños dos tercios estaban ocultos en Nicaragua en 1987.

El gobierno estadounidense a través de la CIA creó y financió al grupo guerrillero como herramienta ilegal para derrocar la Revolución Sandinista Nicaraguense que al igual que Cuba, también de ideales socialistas y anti-imperialistas, representaba un peligro a los intereses económicos estadounidense en Centroamérica.[11]​ En 1985 las fuerzas contrarrevolucionarias alcanzaban los 10.000 - 15.000 milicianos.

El apoyo estadounidense continuó incluso en el período electoral de 1990. Los sandinistas perdieron las elecciones del 25 de febrero de ese año, y el poder pasó a Violeta Barrios de Chamorro (viuda del director del diario La prensa Pedro Joaquín Chamorro Cardenal), que encabezaba la coalición UNO (Unión Nacional Opositora), apoyada por los Estados Unidos. Después de realizar el cambio de gobierno, la contrarrevolución se disolvió y fue reabsorbida, con más o menos dificultades, por el tejido social nicaragüense. Los ex-contras ingresaron tanto al EPS, que paso a denominarse Ejército de Nicaragua, como a la policía sandinista, luego llamada Policía Nacional.

El gobierno nicaragüense durante la presidencia del FSLN se enfrentó a la guerrilla contrarrevolucionaria con el Ejército Popular Sandinista (EPS), la fuerza armada de Nicaragua en aquellos días.

Armamento de la contra

La Contra tuvo un gran arsenal basado únicamente en armas de infantería, un armamento bastante completo para un grupo guerrillero en esa época. Su armamento y equipo eran en su mayoría de origen estadounidense aunque también hubo mucho material y armas específicas pertenecientes a terceros países, en menor medida capturado al enemigo y hasta incluso comprado en el mercado negro.

  • Fusiles de asalto Norinco Tipo 56 (copia china del fusil AK-47, usado extensivamente)
  • Fusiles de asalto AK-47 y AKM.
  • Fusiles de asalto M-16.
  • Fusiles de combate FN FAL.
  • Fusiles de combate HK G3.
  • Ametralladores RPD.
  • Ametralladores PKM.
  • Ametralladoras M-60.
  • Ametralladoras PP Checoslovacas.
  • Lanzacohetes chinos RPG-7.
  • Reflectores anti aéreos. (durante Operación Olivero se capturaron 4 de estos reflectores)
  • Misiles anti aéreos SAM-7 soviéticos.
  • Minas Claymore.
  • Misiles antiaéreos "Red Eyes" estadounidense. (Derribaron más de la mitad de la Fuerza Aérea Sandinista, FAS)
  • La Contra logra hacerse con 4 misiles SAM 7 en la toma de San Juan del Norte, de los cuales solo dos se llegaron a disparar.
  • Granadas de cueteras de 122mm
  • Ametralladores 14.5 mm.
  • Morteros 81 mm.
  • Morteros de 82mm .
  • Escopetas Lanzagrandas M79
  • Ametralladora calibre 50, mm
  • Barrett M82 (Calibre .50)
  • Fusil de francotirador Dragunov (SVD)

La Alianza Revolucionaria Democrática ARDE derribó dos helicópteros de la Fuerza Aérea Sandinista mediante fuego de fusilería y tomó la base de helicópteros en Atlanta. El Comandante Leonel que lideraba ARDE, tras la salida de Pastora, pidió de forma reiterada misiles tierra aire a la CIA, pero estos nunca fueron entregados.

El Comandante Leonel, incluso, llegó a mandar una nota al entonces presidente de Panamá Manuel Antonio Noriega solicitándole ayuda. Noriega se limitó a publicar la nota en el Diario La Estrella de Panamá.

Misiones y zona de operaciones de la Contra

Los comandos de la Contra realizaron ataques contra al régimen sandinista durante sus más de 10 años de operación. Una de las más importantes fue la Operación Olivero, que tuvo lugar el 20 de diciembre de 1987. El comandante Enrique Bermúdez Varela planificó la operación en conjunto con los soldados, hacienndo inteligencia sobre el enemigo entre pobladores de la región. El objetivo de la operación fue ocupar y destruir las instalaciones militares en la zona norte del Departamento de Zelaya, y sistemas de radares e instalaciones de la Dirección de la Seguridad del Estado (DGSE). La operación fue llevada a cabo en el Triángulo Minero (Bonanza (Nicaragua), Siuna, Rosita (Nicaragua)) debido a su importancia económica y estratégica. El Comandante Olivero comandaba la fuerza tarea José Santos Morales, Del comando regional "Jorge Salazar número 3". El comandante Olivero desertó del Ejército Popular Sandinista en Matagalpa en 1981 desilusionado por la Revolución.

En el norte del país, mantuvo presencia permanente con sus bases en territorio hondureño con pleno consentimiento y ayuda del ejército de Honduras. Es sus campamentos realizaban entrenamiento y tenían constituido su comando central, donde recibían el armamento proveniente de países que ayudaban en la lucha armada del grupo.

La Contra luego de sus ataques regresaba a territorio hondureño a descansar y reabastecerse. Durante el tiempo que combatieron causaron daño al gobierno sandinista tanto moral como económico. La base social de los latifundistas expropiados y algunos campesinos descontentos con errores en la política agraria sandinista, en algunas de sus zonas de operaciones les ayudaban, dándoles alimentos y brindando inteligencia (información) sobre el enemigo. Muchas veces privó el terror generado por las prácticas brutales de la Contra y sus represalias. En la frontera de Costa Rica en el Frente Sur, la Contra fue barrida militarmente en la práctica por destacamentos Sandinistas con apoyo de combatientes internacionalistas costarricenses de la Brigada Mora-Caña quienes combatieron en el batallón especial Pedro Altamirano.

Crímenes de guerra

Durante todo el periodo que abarcó la lucha armada, la Contra cometió numerosos crímenes de guerra y de lesa humanidad teniendo como blanco a prisioneros de guerra y civiles inocentes. Se llevaron a cabo torturas, ejecuciones, asesinatos arbitrarios, saqueo, quema y envenenamiento de cosechas, reclutamiento forzoso, violaciones y destrucción de infraestructura civil.

En lo referente a la tortura, los contras recibían asesoramiento de personal cualificado de la CIA, veteranos de las cárceles y centros de detención clandestinos pertenecientes a regímenes dictatoriales apoyados por Estados Unidos a lo largo de la Guerra Fría. La propia Contra, que tenía sus raíces en la Guardia Nacional Nicaragüense y ex-agentes del régimen somocista, también contaba con numerosos expertos. Los civiles que fueron víctimas de la Contra sufrieron ese destino debido a diferencias políticas (simpatizar con el gobierno o con la causa sandinista) o negarse a colaborar con ellos.

El ex- comandante contra Edgar Chamorro reconoce :

« Una parte importante de mi trabajo como oficial de comunicaciones fue trabajar para mejorar la imagen de la FDN (Fuerza Democrática Nicaragüense, el mayor grupo de contra). Esto fue un desafío, porque matar presos y civiles sospechados de colaboración con los sandinistas eran unas prácticas acostumbradas. Al hablar con los comandantes en los campamentos de la FDN a lo largo de la frontera hondureña, a menudo he oído comentarios como "le he cortó la garganta". La CIA no desalentó tales tácticas. Por el contrario, la agencia me criticó severamente cuando admitió a la prensa que el FDN secuestraron y ejecutaron regularmente trabajadores de la reforma agraria y civiles. Nos dijeron que la única manera de derrotar a los sandinistas era. . . Matar, secuestrar, robar y torturar ».[13]

Other Languages
العربية: كونترا
català: Contras
čeština: Contras
English: Contras
euskara: Contras
suomi: Contrat
français: Contras
עברית: קונטראס
hrvatski: Kontraši
magyar: Kontrák
italiano: Contras
日本語: コントラ
한국어: 콘트라 반군
latviešu: Kontras
Nederlands: Contra (Nicaragua)
norsk: Contras
Ирон: Контрас
polski: Contras
português: Contras
русский: Контрас
Simple English: Contras
svenska: Contras
Türkçe: Kontralar
українська: Контрас
Tiếng Việt: Contras
中文: 康特拉