Contradanza

La Contradanza (también llamada Contradanza Criolla, Danza, Danza Criolla o Habanera) es la versión española o hispano-americana de la Contredanse francesa, la cual fue un popular estilo internacional de música y danza en el siglo XVIII, derivado de la Country Dance inglesa y adoptado en las corte de Francia. La Contradanza fue llevada a América y allí adoptó formas criollas que todavía existen en México, Venezuela, Colombia, Perú, Panamá y Ecuador.

En Cuba, se convirtió en un importante género durante el siglo XIX, y fue la primera música escrita que estuvo basada en ritmos sub-saharianos, así como la primera danza cubana que adquirió fama internacional. La Contradanza es la progenitora de la Danza, el Danzón, el Mambo y el Chachachá, así como de la canción ‘’Habanera”.

Fuera de Cuba, la Contradanza fue conocida también como Habanera o “Danza de La Habana”, y ese nombre fue también adoptado en Cuba después de su popularidad internacional a fines del siglo XIX,[2]

Historia

Georges Bizet (1838–1875) incluyó una Habanera en su ópera Carmen (1875), basada en la Habanera de Sebastián Iradier El Arreglito.

La Contradanza fue muy popular en España y su fama se extendió a través de la América hispana durante el siglo XVIII. De acuerdo con el musicólogo Peter Manuel, puede que sea imposible resolver el enigma del origen de ésta, tal como ha sido señalado de forma humorística por el musicólogo cubano Natalio Galán al llamar a este género: “anglofrancohispanoafrocubano”.[3]

La opinión más generalizada en cuanto al origen de este popular género de la música popular cubana fue establecida por el novelista Alejo Carpentier en su libro de 1946, titulado “La Música en Cuba”. En este libro él propone una teoría que identifica a la “Contredance” francesa, supuestamente introducida en Cuba por inmigrantes franceses que escaparon de la “Revolución Haitiana” (1791-1803), como el protopipo en el cual se basó la creación de la Contradanza criolla cubana.[5]

La más antigua Contradanza cubana que ha llegado hasta nosotros es “San Pascual Bailón”, la cual fue compuesta en 1803.[8] Podemos interpretar el “Ritmo de Habanera” como la combinación del “tresillo cubano”con la pulsación básica de los tiempos del compás. La Contradanza cubana era usualmente ejecutada por un conjunto llamado Orquesta típica, que estaba compuesta por dos violines, dos clarinetes, un contrabajo, corneta, trombón, un oficleido, paila y güiro (Alén 1994:82). Pero la Habanera era una canción bailable.

Durante la primera mitad del siglo XIX, la Contradanza dominó la escena musical de una manera tal que la mayoría de los compositores de la época cultivaron el género de una forma u otra. (Alén 1994:82). El más destacado fue Manuel Saumell (1817–1870) (Carpentier 2001:185-193). El pianista y compositor nacido en New Orleans Louis Moreau Gottschalk (1829-1869) compuso varias piezas con ese ritmo, motivado en parte por sus viajes a través de Cuba y las Indias Occidentales, tales como: "Danza" (1857), "La Gallina, Danse Cubaine" (1859), "Ojos Criollos" (1859) y "Souvenir de Porto Rico" (1857) entre otras. Actualmente la Contradanza es sólo ejecutada ocasionalmente en Cuba por grupos de música folklórica.

Other Languages
català: Contradansa
Deutsch: Contra Dance
English: Contradanza
Esperanto: Kontraŭdanco
euskara: Kontradantza
français: Contredanse
italiano: Contraddanza
polski: Kontredans
português: Contradança
русский: Контрданс
svenska: Kontradans
中文: 行列舞