Continuaciones del Quijote

Continuaciones del Quijote son las obras literarias que, al igual que solía suceder con los libros de caballerías españoles anteriores, continúan la acción de Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Tal recurso fue empleado por muchos autores, tanto en español como en otros idiomas.

Evolución y tipología

En el siglo XVII hubo ya quince imitaciones inglesas, veinticuatro francesas, diecisiete alemanas, una italiana y dos holandesas. En el XVIII abundaron los Quijotes regionales, como Historia fabulosa del distinguido caballero don Pelayo Infanzón de la Vega, Quixote de la Cantabria (1786) o el llamado Quijote asturiano de Juan Francisco Siñeriz. Incluso hubo quien trasladó al viejo hidalgo manchego a Cuba para que continuara desfaciendo entuertos. En el XIX continuó esta tendencia con obras como el llamado Quijote leonés de Luis Arias de León, o la Historia del valeroso caballero don Rodrigo de Peñadura, que enloquece leyendo libros de ilustrados y philosophes franceses.

Su tipología difiere: en unas se prosigue la vida y aventuras de Don Quijote; en otras se refieren sucesos ocurridos a otros personajes de la obra, principalmente Sancho Panza, después de la muerte del caballero; en un tercer grupo, Don Quijote "resucita" en siglos posteriores. Por último, existen también imitaciones, cuando es un personaje distinto, habitualmente designado con el nombre de otra región y no La Mancha, quien imita los hechos de la vida de don Quijote. Las intenciones de cada una de estas obras eran muy diversas: satirizar ideologías progresistas o reaccionarias, moralizar, divertir, etcétera.

Other Languages