Contaminación atmosférica

Esta planta generadora de Nuevo México libera dióxido de azufre y otros contaminantes del aire.
Contaminación atmosférica severa en China.
La contaminación del aire de una estación de energía de combustibles fósiles.

Se entiende por contaminación atmosférica a la presencia en el aire de materias o formas de energía que implican riesgo, daño o molestia grave para las personas y bienes de cualquier naturaleza,[1] así como que puedan atacar a distintos materiales, reducir la visibilidad o producir olores desagradables.

"Desde que la Revolución Industrial inicio, en la segunda mitad del siglo XVIII, los procesos de producción en las fábricas, el desarrollo del transporte y el uso de los combustibles han incrementado la concentración del dióxido de carbono en la atmósfera y otros gases que son muy perjudiciales para la salud, como los óxidos de azufre y los óxidos de nitrógeno."

La contaminación atmosférica puede tener carácter local, cuando los efectos ligados al foco se sufren en las inmediaciones del mismo, o global, cuando por las características del contaminante, se ve afectado el equilibrio del planeta y zonas alejadas a las que contienen los focos emisores.

Contaminantes atmosféricos primarios y secundarios

Los contaminantes primarios son los que se emiten directamente a la atmósfera[2] como el dióxido de azufre SO2, que daña directamente la vegetación y es irritante para los pulmones.

Los contaminantes secundarios son aquellos que se forman mediante procesos químicos atmosféricos que actúan sobre los contaminantes primarios o sobre especies no contaminantes en la atmósfera.[2] Son importantes contaminantes secundarios el ácido sulfúrico, H2SO4, que se forma por la oxidación del SO2, el dióxido de nitrógeno NO2, que se forma al oxidarse el contaminante primario NO y el ozono, O3, que se forma a partir del oxígeno O2.

Ambos contaminantes, primarios y secundarios pueden depositarse en la superficie de la tierra por precipitación, deposición seca o húmeda e impactar en determinados receptores, como personas, animales, ecosistemas acuáticos, bosques, cosechas y materiales. En todos los países existen unos límites impuestos a determinados contaminantes que pueden incidir sobre la salud de la población y su bienestar.

En España, existen funcionando en la actualidad diversas redes de vigilancia de la contaminación atmosférica, instaladas en las diferentes Comunidades Autónomas y que efectúan medidas de una variada gama de contaminantes que abarcan desde los óxidos de azufre y nitrógeno hasta hidrocarburos, con sistemas de captación de partículas, monóxido de carbono, ozono, metales pesados, etc.[3]

Other Languages
Afrikaans: Lugbesoedeling
العربية: تلوث الهواء
Cymraeg: Llygredd aer
English: Air pollution
Esperanto: Aera poluado
Bahasa Indonesia: Pencemaran udara
日本語: 大気汚染
한국어: 대기 오염
lietuvių: Oro tarša
Bahasa Melayu: Pencemaran udara
Nederlands: Luchtvervuiling
norsk bokmål: Luftforurensning
संस्कृतम्: वायुमालिन्यम्
srpskohrvatski / српскохрватски: Aerozagađenje
Simple English: Air pollution
српски / srpski: Загађење ваздуха
Kiswahili: Uchafuzi wa hewa
Türkçe: Hava kirliliği
Tiếng Việt: Ô nhiễm không khí
中文: 空氣污染
粵語: 空氣污染