Constanza de Bearne

Constanza de Bearne (fallecida después de 1277), Dama de la nobleza franco-aragonesa que vivió durante el siglo XIII, fue hija de Guillermo II de Bearne y de Garsenda de Provenza. Por línea materna era nieta del infante Alfonso de Aragón ( Alfonso II de Provenza) y Garsenda de Sabran y biznieta de los reyes Alfonso II de Aragón y Sancha de Castilla.

Biografía

Su padre, Guillermo II de Bearne, conde de Bearne y señor de Montcada, ayudó a Jaime I de Aragón (1208-1276) en su lucha contra los musulmanes para incorporar las Islas Baleares a la Corona de Aragón entre 1229 y 1235. Aparece en numerosas ocasiones en la Crónica de Fray Pedro Marsilio y en diversos diplomas de Teobaldo I de Champaña, rey de Navarra, como testigo.

Su esposo, Diego López III de Haro, fue el séptimo señor de Vizcaya entre 1236 y 1254. En general, se caracteriza por su fidelidad al trono de Castilla en las personas de Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio hasta 1254. Solo se conocen dos momentos de su vida en los que se rebela contra los monarcas castellanos. En 1240, cuando acercó su postura al Reino de Aragón (resultado de la cual, seguramente, fue su unión con esta dama, hija de uno de los mejores vasallos aragoneses) y, en 1254, cuando ofreció sus servicios a Jaime I de Aragón (señor de su suegro) debido a sus constantes enfrentamientos con el rey castellano. Tras declararse súbdito aragonés, se retiró a Baños de Oja (La Rioja) aquejado de reuma, ciudad en la que murió el 4 de octubre de ese mismo año abrasado tras recibir unos baños especiales para curar su enfermedad.

Después de enviudar, Constanza fue abadesa en el Monasterio de Cañas donde sucedió a la tía de su esposo, Urraca Díaz de Haro, tras su muerte en 1262.[1]

Other Languages