Consejo de Ciento

Panorámica del Salón de Ciento.[1]

El Consejo de Ciento (en catalán Consell de Cent) era la institución de autogobierno municipal de la ciudad de Barcelona entre los siglos XIII y XVIII. Recibe dicho nombre porque lo formaba una asamblea de cien ciudadanos: los llamados «jurados», que asesoraban y supervisaban a los magistrados municipales, y los consejeros de Barcelona. El número inicial de miembros quedó fijado en cien, aunque la cifra de jurados de la asamblea fue aumentando a lo largo del tiempo.

Historia

La ciudad aragonesa de Jaca contaba con un Consejo de Ciento desde 1238 y doce años más tarde, el rey Jaime I, el Conquistador conoció su funcionamiento y le dio su aprobación regia.[4]

Después de diversas modificaciones, en 1265 la organización municipal quedó definitivamente estructurada: la autoridad municipal recayó sobre cuatro consejeros, elegidos por un consejo de cien jurados.[5]

El Consejo de Ciento fue fortalecido durante la Edad Moderna por Fernando II de Aragón, mediante la sustitución del sistema cooptatorio por el insaculatorio: tras la guerra civil catalana ( 14621472), la reforma real instauró este sistema, mediante el cual los magistrados municipales eran elegidos por sorteo. En la reforma de 1510 se igualó el número de representates de todos los estamentos y se permitió, tras tres siglos, la reincorporación de los nobles al gobierno municipal. Durante la guerra dels Segadors ( 1640- 1652), el Consejo de Ciento continuó abriéndose a todos los estamentos sociales, incorporando al «conseller» sexto, el representante de los menestrales, cuyo primer sorteado fue Andrés Saurina.

Finalmente, la institución de autogobierno municipal de la capital catalana fue abolida tras la entrada de las armas francesas del mariscal duque de Berwick en Barcelona el 15 de septiembre de 1714.[6]

Other Languages
Esperanto: Konsilio de Cent
français: Conseil des Cent
Nederlands: Consell de Cent