Consagración real

Consagración de Carlos X de Francia, celebrada en la Catedral de Reims el 28 de mayo de 1825, fue la última ceremonia de este tipo celebrada en aquel país.

La Consagración real es una ceremonia religiosa que confiere a un soberano un carácter sagrado (a veces hasta divino) distinguiéndolo así del resto de las personas. Es una ceremonia distinta a la coronación.

Edad Antigua

La costumbre de consagrar a los reyes ungiéndolos con óleo santo, comenzó entre los hebreos. Saúl y David fueron consagrados por el profeta Samuel y Salomón por el sumo sacerdote. No falta quien crea que ningún príncipe del cristianismo había sido consagrado hasta Justino II, emperador de Constantinopla, que subió al trono en el año de 565 pero otros aseguran que Teodosio el Joven fue coronado y por consiguiente, consagrado en el año 408 por el patriarca Proclo (Notas del padre Menard sobre el Sacramentario de san Gregorio, pag. 307). Imitaron esta costumbre los reyes de los godos y de los francos y Clodoveo I fue consagrado por San Remigio.[1]

Other Languages
العربية: حفل تتويج
azərbaycanca: Tacqoyma
български: Коронация
bosanski: Krunidba
čeština: Korunovace
dansk: Kroning
Deutsch: Krönung
English: Coronation
Esperanto: Kronado
français: Sacre
עברית: הכתרה
hrvatski: Krunidba
magyar: Koronázás
italiano: Incoronazione
日本語: 戴冠式
ქართული: კორონაცია
한국어: 대관식
lietuvių: Karūnacija
Bahasa Melayu: Kemahkotaan
Nederlands: Kroning
norsk nynorsk: Kroning
norsk bokmål: Kroning
polski: Koronacja
português: Consagração real
русский: Коронация
Scots: Coronation
srpskohrvatski / српскохрватски: Krunidba
Simple English: Coronation
slovenčina: Korunovácia
српски / srpski: Крунисање
svenska: Kröning
українська: Коронація
اردو: تاجپوشی
中文: 加冕