Conrado Benítez

Conrado Benítez García ( Matanzas, 19 de febrero de 1942 - Trinidad, 5 de enero de 1961) fue un docente alfabetizador cubano. Fue asesinado por la banda contrarrevolucionaria de Osvaldo Ramírez ―en el marco de los ataques terroristas organizados por la CIA estadounidense, por órdenes del presidente Dwight D. Eisenhower[1] en la zona del macizo de Escambray.

Su asesinato a sangre fría ―y sin otra razón que la de su condición de alfabetizador―, le convirtió en uno de los mártires más populares de la Revolución cubana. En su honor, los grupos de alfabetizadores recibieron el nombre de «Brigadas Conrado Benítez», y en su memoria se escribieron canciones, la más conocida de las cuales fue la de Carlos Puebla.

Qué vergüenza para el imperialismo comprobar que el crimen fue inútil, que el asesinato de un maestro humilde de nuestro pueblo se convirtió en cien mil brigadistas Conrado Benítez.

Fidel Castro

Primeros años

De procedencia humilde, había nacido en la occidental provincia de Matanzas el 19 de febrero de 1942. Callado, tímido y muy respetuoso, desde muy pequeño mostró interés por ir a la escuela pero se vio obligado a trabajar ya desde segundo grado. Durante el día, trabajaba como panadero para contribuir en la búsqueda del sustento familiar; estudiaba de noche, en busca de horizontes más prometedores que solo encontró tras el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959. En 1954, al aprobar el sexto grado, matriculó la enseñanza Primaria Superior.

El Poeta Nacional, Nicolás Guillén, lo evocaba como «el maestro, amigo puro, verde joven de rostro detenido». Para los campesinos de la zona era muy buena persona, atento y trataba de manera especial a los niños. Según Eugenio Carpio, siempre se le veía preocupado por sus alumnos.

Other Languages