Conquistadores

Alejandro Magno ha sido considerado por algunos historiadores el conquistador más importante de la humanidad.

El término conquistadores suele referirse a aquellos personajes que extendieron, casi siempre a través de operaciones militares, el dominio (del latín conquisitare, de conquisitum, "ganado") de un territorio, de una población, de una posición y que, por ende, dirigían los imperios a los que pertenecían. Algunos de los conquistadores más destacados de la historia universal han sido: Ciro II el Grande, Alejandro Magno, Julio César, Atila, Gengis Kan, Tamerlán, Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Napoleón Bonaparte y Adolf Hitler. También se suele utilizar la denominación genérica de conquistadores, sobre todo en los idiomas no españoles, para denominar a los exploradores y guerreros españoles que invadieron y colonizaron gran parte de América durante el siglo XVI.

Conquistadores de la Antigüedad y Medioevo

CONQUISTADOR PERFIL PAÍS AÑOS
Cyrus portrait.jpg
Ciro II el Grande
Fundador del Imperio Aqueménida, sus conquistas se extendieron sobre Media, Lidia y Babilonia, desde el Mar Mediterráneo hasta la cordillera del Hindu Kush, creando así el mayor imperio conocido hasta ese momento. El imperio fundado por Ciro mantuvo su existencia durante más de doscientos años, hasta su conquista final por Alejandro Magno ( 332 a. C.).
Faravahar.svg

Imperio aqueménida
590 a. C.-530 a. C.
Illustrerad Verldshistoria band I Ill 167.png
Alejandro Magno
Alejandro III de Macedonia, llamado el Magno, rey de Macedonia desde 336 a. C. hasta su muerte. Es uno de los líderes militares más importantes de la Historia, por su conquista del Imperio Aqueménida. Tras la unificación de múltiples ciudades-estado de la antigua Grecia bajo el dominio de su padre, Filipo II de Macedonia (tarea que el hijo tuvo que repetir dos veces a causa de la rebelión de los griegos del sur tras la muerte de Filipo), Alejandro conquistó el Imperio Aqueménida, incluyendo Anatolia, Siria, Fenicia, Judea, Gaza, Egipto, Bactriana y Mesopotamia, y amplió las fronteras de su propio imperio hasta la región de Panyab. Antes de su muerte, Alejandro había hecho planes para girar hacia el oeste y conquistar Europa. También quería continuar la marcha hacia el este para encontrar el fin del mundo, ya que su tutor durante su niñez, Aristóteles, le había contado historias sobre el lugar donde la Tierra acababa y empezaba el Gran Mar Exterior. Alejandro integró extranjeros en su ejército y administración, lo que ha sido definido por algunos académicos como una política de fusión. Favoreció el matrimonio entre miembros de su ejército y extranjeras, y lo practicó él mismo. Tras doce años de campañas militares continuas, Alejandro murió, posiblemente de malaria, fiebre tifoidea o encefalitis vírica. Con ello, su dinastía, encarnada en individuos incapaces o de corta edad, llegó a su fin, y su imperio fue repartido entre sus generales, los llamados diádocos (sucesores), pero sus conquistas resultaron en siglos de dominio y colonización griegas sobre áreas lejanas, conocido como período helenístico, una combinación de las culturas griega y mesoriental.
Vergina Sun.svg

Reino de Macedonia
Pella, 20-21 de julio de 356 a. C. - Babilonia, 13 de junio de 323 a. C.
Antonio Joli - Rome - View of the Colosseum and The Arch of Constantine - WGA11961.jpg
Conquistadores romanos
La Antigua Roma se forjó mediante una serie de guerras y conquistas que comenzaron con el afianzamiento del poder de Roma en la península itálica —con las victorias en las guerras latinas y las guerras samnitas, hacia el 290 a. C.— y terminaron unos 300 años después con el establecimiento del régimen imperial en el 27 a. C.. Así, no hay un único líder militar al que puedan atribuírsele los méritos de haber labrado todo el Imperio romano; sin embargo, a lo largo de su exitosa historia militar, Roma dio al mundo a algunos de los militares más célebres de la Historia.

Roma vivió su período de máximo crecimiento territorial bajo la República romana ( 509- 27 a. C..) Bajo dicho régimen, Roma se vio envuelta en una serie de guerras que hacia el 290 a.c la habían hecho dueña de Italia. Con el fin de expandir su influencia y garantizarse el control sobre la rica isla de Sicilia y posterimente el de Hispania, el primer gran conflicto internacional en el que se vio envuelta fue el de las tres guerras púnicas contra Cartago. El general más célebre de la primera guerra ( 264- 241 a. C.), desarrollada en Sicilia, fue del bando enemigo, el general cartaginés Amílcar Barca. Con su derrota, Roma ganó Sicilia y Cerdeña, y se convirtió en una gran potencia mediterránea.

En la segunda guerra púnica (219-201 a. C.), Roma se enfrentó a Cartago por el dominio de Hispania y del Mediterráneo. En el conflicto, el más célebre de los tres, se enfrentaron los dos generales del momento: el romano Publio Cornelio Escipión el Africano, considerado uno de los mejores generales de la edad antigua, destacado por su ingenio y perspicacia para engañar al enemigo y motivar a su tropa, [ cita requerida]y que fue el único general romano capaz de derrotar al audaz Aníbal. Escipión ganó para Roma toda la costa mediterránea de Hispania, y, mediante la batalla de Zama, se hizo con el control efectivo del África mediterránea occidental. Tras esta guerra, Roma pasaría a ser la principal potencia mediterránea. En la tercera guerra púnica ( 149- 146 a. C.), Cartago fue destruida por Publio Cornelio Escipión Emiliano, famoso por haber ganado el interior de la península ibérica a Roma al vencer las guerras celtíberas ( 182- 133 a. C.)

Afianzado su dominio occidental, Roma se centró en el mediterráneo oriental, donde destacaron Lucio Emilio Paulo Macedónico, que anexionó Macedonia ( 168 a. C.), Mario y Sila, que se hicieron con Numidia en la guerra de Jugurta ( 112 a. C.- 105 a. C.), y que afianzaron la presencia romana en Asia Menor ( Sila, en la primera guerra mitridática, 88- 85 a. C.) y en el sur de la Galia ( Mario en la guerra cimbria, 101 a. C.). Cneo Pompeyo Magno ( 106- 48 a. C.) fue uno de los generales más destacados de la siguiente generación, ganándose el sobrenombre Magno a semejanza de Alejandro de Macedonia. Primeramente reconquistó la Hispania revelada de Quinto Sertorio ( 77- 73 a. C.) y, comandó junto a Lucio Licinio Lúculo las tropas en la tercera guerra mitridática ( 75- 65 a. C.), partió hacia Asia Menor, donde conquistó el Reino del Ponto, Siria, Judea, y toda Asia Menor. También Marco Licinio Craso se destacó por entonces venciendo a Espartaco.

Socio político y después enemigo de Pompeyo fue Julio César, sin duda el conquistador romano más célebre, y una de las personalidades históricas de mayor renombre. De gran inteligencia, sagacidad y con una gran capacidad de previsión, Julio César destacó por haber ganado la guerra de las Galias ( 58- 51 a. C.), en la que se enfrentó y derrotó a centenares de tribus galas. En su informe de las mismas, De Bello Gallico, César relata la conquista mediante una serie de astutas estratagemas y unas pocas batallas que lo colocaron en el primer plano como uno de los militares de más éxito y economía de medios de la historia. También provocó, mediante su famoso cruce del río Rubicón, la segunda guerra civil de la República romana ( 49- 45 a. C.), en la que venció a los republicanos encabezados por Pompeyo, y estableció su dictadura personal sobre Roma, al tiempo que convertía a Egipto en un cliente romano.

Tras su asesinato ( 44 a. C.), sus sucesores, Marco Antonio y Octavio Augusto, se enfrentaron entre sí en un conflicto del que salió vencedor el segundo, quien se hizo con el control definitivo del Estado romano y fue proclamado prínceps y emperador que en conflictos anteriores había sido fieles aliados de Roma), Roma controlaba todas las costas mediterráneas, y se adentraba hasta el Danubio y el Rin en el norte, y hasta el río Tigris en el este. Dentro del régimen imperial, destacarían por sus conquistas Claudio, que anexionó Britania y Mauritania (aunque no dirigió personalmente a las tropas, sino que se encargó de la logística y la estrategia general); Vespasiano, que participó en las campañas británicas de Claudio y aplastó una gran revuelta en Galilea.

Trajano (53-117), en 106 d. C., pacificó las regiones germánicas por los próximos 200 años; en 115 suprimió la gran revuelta judía en todo Oriente próximo, conquistó Dacia, Arabia Pétrea, Armenia, Mesopotamia, y Asiria, derrotando así al imperio parto, y llevó al imperio romano a su máxima extensión territorial.

Aureliano, que heredó un imperio fragmentado (él sólo controlaba Italia meridional y África occidental) y lo reconquistó; Diocleciano, que aplastó a los germanos y reunificó el Imperio; Juliano el Apóstata, que derrotó a los germanos en la Galia, y luego invadió Germania, haciéndoles pagar tributo; Aecio, llamado el último de los romanos que derrotó a Atila en la Batalla de los Campos Cataláunicos ( 451 d. C.) y recobró los territorios conquistados por aquél.

Antigua Roma 290 a. C.-451 d. C.
Karl der große.jpg
Carlomagno
Carlos I era conocido por sus condiciones personales como el Grande (magno), por lo cual fue llamado Carlomagno; fue rey de los francos y fue el fundador del Imperio Carolingio que más tarde se convirtió en el Sacro Imperio Romano Germánico. Su sueño era reconstruir al extinto Imperio romano.

Cuando el padre de Carlomagno, Pipino el Breve, murió en el 768, sus reinos fueron divididos entre sus dos hijos Carlomagno y Carlomán. Ambos reyes, fueron proclamados por la Asamblea General de los Francos con la condición de repartirse equitativamente el reino, de la misma manera que Pipino y su hermano lo habían hecho. Carlomagno luchó con diversos pueblos obteniendo la victoria y estableciendo su dominio en la mayor parte de Europa central y occidental. La influencia de Carlomagno fue decisiva durante el Medioevo. En el 770, Carlomagno buscó una alianza con los lombardos y se casó con la hija del rey Desiderio.

En el año 771 Carlomán murió repentinamente y Carlomagno se apoderó de sus territorios. No se sabe bien la razón, pero Carlomagno repudió a su esposa y Desiderio, el rey de los lombardos, dejó de ser su aliado. Una de las primeras acciones que emprendió Carlomagno como rey único de los francos fue hacerse eco de la solicitud del papa Adriano I para expulsar a los lombardos de Italia. Fue entonces cuando Carlomagno invadió Italia, derrocó a Desiderio en el 774 y asumió el título real. Adriano I conseguía recuperar las tierras que formarán los Estados Pontificios pero las amenazas continuaban en la península Itálica. El duque de Fruil, Rodgauso, se rebeló en el año 776 y Carlomagno volvió a Italia para acabar con la revuelta y una vez sofocados todos los fuegos impuso a su hijo Pipino como rey.

Imperio Carolingio ¿ Herstal?, 2 de abril de 742, 747 o 748Aquisgrán, 28 de enero de 814.
AttilaTheHun.jpg
Atila
Atila fue el último y más poderoso líder de los hunos. Gobernó el mayor imperio europeo de su tiempo desde el 434 hasta su muerte. Sus posesiones se extendían desde Europa Central hasta el Mar Negro, y desde el Danubio hasta el mar Báltico. Durante su reinado fue uno de los más acérrimos enemigos de los Imperios romanos Oriental y Occidental: invadió dos veces los Balcanes, estuvo a punto de tomar la ciudad de Roma y llegó a sitiar Constantinopla en la segunda de las ocasiones. Marchó a través de Francia hasta llegar incluso a Orleans antes de que le obligaran a retroceder en la batalla de los Campos Cataláunicos (Châlons-sur-Marne), y logró hacer huir al emperador Valentiniano III de su capital, Rávena, en el 452.

Su imperio murió con él y se convirtió en una figura legendaria de la historia de Europa. En gran parte de la Europa Occidental se le recuerda como el paradigma de la crueldad y la rapiña. Algunos historiadores,[ cita requerida] en cambio, lo han retratado como un rey grande y noble, y tres sagas escandinavas lo incluyen entre sus personajes principales.

Confederación de los Hunos 406- 453
Genghis Khan.jpg
Gengis Kan
Fue un conquistador mongol que, al mando de una confederación de pueblos nómades con un ejército de arqueros a caballo, se caracterizó por conquistar un territorio que se extendía desde Europa Central hasta el sur de Asia, probablemente[ cita requerida] el más extenso de la Historia conquistado por un solo hombre. Entre los reinos conquistados se encontraban el de la Imperio Jin en el norte de China (1211-1216), el Imperio tanguta, el Kanato de Kara-Kitai y el Imperio corasmio. Gengis Kan significa en lengua mongol «el emperador de todos los hombres». Imperio Mongol Dulun Boldak, ca. 1162 - Yinchuan, 18 de agosto de 1227
Chaime I d'Aragón.jpg
Jaime I el Conquistador
Hijo de Pedro II el Católico y de María de Montpellier, era el heredero de dos importantes linajes: la Casa de Aragón y el de los emperadores de Bizancio, por parte de su madre. Conquistó Mallorca (1231), Ibiza y Formentera ( 1236), y Valencia (entre 1229 y 1245), así como también consiguió el vasallaje de Menorca (1231) y Murcia (1243).
Siñal d'Aragón.svg

Corona de Aragón
Montpellier, 2 de febrero de 1208 – Alcira, 27 de julio de 1276
Gentile Bellini 003.jpg
Mehmet el Conquistador
Sultán otomano (1451-1481). Hijo de Murat II. Conquistó Constantinopla (1453), lo que significó el fin del Imperio bizantino, la convirtió en la nueva capital del Imperio otomano y la embelleció con nuevas construcciones. A continuación ocupó Serbia (1459) y la Morea septentrional (1460), pero no logró someter a Skanderbeg en Albania. En campañas posteriores estableció la frontera de su imperio en el Danubio, conquistó el archipiélago griego, excepto Rodas, sometió a vasallaje el kanato de Crimea y conquistó Trebisonda. Protegió las artes.
Ottoman flag.svg

Imperio otomano
30 de marzo de 1432 - 3 de mayo de 1481
Other Languages