Conquista de Yucatán

Fotografía desde un satélite de la península de Yucatán, conquistada por el imperio español entre 1520 y 1697.
Mapa de los territorios que fueron conquistados y pacificados por los "Montejo" entre 1527 y 1549.

La Conquista de Yucatán fue la campaña realizada por el Imperio español en Mesoamérica contra los últimos estados mayas en los territorios septentrionales y centrales de la Península de Yucatán, y que también involucró al estado de Chiapas y Tabasco en México y a Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador, en Centroamérica. Este episodio de la conquista y colonización hispánica en América, se inició en 1527 y el control sobre la mayor parte de Yucatán se completó en 1546. La conquista de los mayas finalizó en 1697, cuando los españoles tomaron Tayasal, en lo que ahora es Petén (Guatemala).

La motivación personal de los conquistadores era el interés en conseguir oro y plata. Puesto que las tierras mayas eran pobres en estos recursos, fueron atraídos a otros lugares de Nueva España y a Perú, llevados por informes prometedores de mayores recompensas. Más tarde, hacia 1520, con las perspectivas de las nuevas concesiones de tierras y de la facilidad de obtención de mano de obra, comenzaron los primeros esfuerzos por establecerse en Yucatán.

Después de que el dominio español sobre la región finalmente fuera establecido, el maya, tanto en la fase colonial de Nueva España como bajo el nuevo estado mexicano independiente, siguió siendo un pueblo rebelde. El descontento de los mayas de Yucatán entró en erupción mucho más adelante, en una rebelión abierta durante la última mitad del siglo XIX, en la llamada Guerra de Castas.

Época precolombina

División de las jurisdicciones mayas en el siglo XVI según Ralph Roys.

Hacia finales del Período Clásico mesoamericano y principios del Período Posclásico, en la cultura maya se registró una alianza conocida como la Liga de Mayapán la cual incluía a las principales casas sacerdotales de la península de Yucatán, las más destacadas eran la de los tutul xiúes de Uxmal, los itzáes de Chichén Itzá y los cocomes de Mayapán, pero entre los años 1175 y 1185, un joven que sobrevivió al ritual de sacrificio en el cenote sagrado llamado Hunac Ceel se proclamó jefe o halach uinik de los cocomes, realizó una alianza con los tutul xiúes y declaró la guerra a los itzáes, quienes emigraron al lago Petén Itzá.[1]

Durante más de 250 años los cocomes ejercieron la hegemonía del poder ayudados por los canules, hasta que el señor de Uxmal Ah Xupan Xiu decidió eliminar a la familia real de los cocomes logrando su objetivo, solo uno de ellos que se encontraba en el actual territorio de Honduras se salvó. El episodio es conocido como la caída de Mayapán y aconteció entre los años 1441-1461, a partir de esa fecha las grandes ciudades mayas fueron abandonadas y se formaron 16 jurisdicciones o kuchkabal que primordialmente eran habitadas y gobernadas por los diferentes linajes de los grupos mayas.[2]

Cada jurisdicción o kuchkabal tenía su propio sistema de gobierno, generalmente existía una estructura donde el poder militar y sacerdotal residía en una persona principal denominada Halach Uinik (en idioma maya: Hombre verdadero) ?, la jurisdicción se dividía a su vez en diferentes municipios o batabil gobernadas por un Batab. Cada Batab rendía obediencia al Halach Uinik y normalmente eran sus familiares, en época de guerra existía un capitán general llamado Nacom que era el encargado de coordinar las acciones militares de todos los batabob, que a su vez estaban a cargo de sus guerreros. Otro tipo de sistema de gobierno, funcionaba como una república, donde todos los batabob de una jurisdicción se reunían en un concejo para tomar decisiones importantes. Y por último existían jurisdicciones, conformadas por pequeñas áreas de diferentes tribus o familias.

Las jurisdicciones de acuerdo a los estudios del mayista Ralph L. Roys eran Chakán Putum, Can Pech, Ah Canul, Chakán, Ceh Pech, Hocabá, Tutul Xiu, Sotuta, Ah Kin Chel, Chikinchel, Cupul, Tazes, Ekab, Cochuah, Uaymil, Chactemal y un distrito de los tutul xiúes llamado Calotmul. Las tribus más importantes eran los cocomes, tutul xiúes, canules, cheles, y cupules. En la laguna de Términos vivían los mayas chantales.[3]

Por otra parte, en la zona del actual país de Guatemala, la mayoría de los couohes(Ko´wojes) y los itzáes habitaban en el Lago Petén Itzá, fueron los últimos en ser conquistados hacia finales del siglo XVII, en contraste en la costa del océano Pacífico vivían los quichés, cakchiqueles, mames, pocomames, y zutuhiles, estos pueblos fueron los primeros en conquistarse en gran medida por Pedro de Alvarado.

El comercio entre las tribus mayas era una actividad importante, las rutas comerciales marítimas tenían un recorrido desde la laguna de Términos hasta el actual país de Honduras, los comerciantes mayas que eran de una clase social alta, transmitían las noticias a través de toda la costa y servían de espías para ciertas jurisdicciones. Los conflictos más fuertes eran entre los tutul xiúes y los cocomes, y entre los cheles y los cupules pero en general reinaba un ambiente de rivalidad entre todas las jurisdicciones, bajo estas circunstancias se produjo el encuentro con los europeos.

En su cuarto y último viaje, Cristóbal Colón interceptó una canoa de mercaderes mayas en las inmediaciones de Honduras, hizo subir a algunos de ellos a su navío y se produjo así el primer contacto entre españoles y mayas, en el año de 1502.

Las tierras de Yucatán seguirían desconocidas para los españoles por muchos años más. Los primeros españoles en pisar accidentalmente las tierras de lo que sería más tarde parte de la Nueva España fueron los sobrevivientes de una expedición que salió de la llamada tierra firme de Darién (hoy Panamá) en 1511, y que naufragó cerca de las costas de Jamaica al encallar la nave en el Arrecife de los alacranes, sobrevivieron 20 personas quienes a bordo de un batel fueron arrastrados por la corriente del canal de Yucatán hasta la jurisdicción de Ekab, fueron hechos prisioneros por los cocomes, la mayor parte de estos españoles fueron sacrificados, solo sobrevivieron Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero.

Other Languages