Conjura de Amboise

La conjura de Amboise (marzo de 1560) fue un golpe de mano frustrado llevado a cabo por los protestantes para apoderarse de la persona del rey, Francisco II de Francia y liberarlo de la tutela de los Guisa. Se trató del primer episodio sangriento y trágico de las Guerras de Religión de Francia, y preludio del terrible conflicto que se desarrollará en Francia entre 1562 y 1598.

El contexto

El Cardenal de Lorena (1550).

Tras la trágica muerte de Enrique II de Francia en 1559, los protestantes están más convencidos que nunca de que en el futuro les irá bien y de que podrán obtener la emancipación. Esperan del nuevo rey, el joven Francisco II, un movimiento en su favor. Sin embargo, el rey confía el gobierno a los Guisa, garantes en Francia de la religión católica y partidarios de una política intolerante hacia los reformadores.

El duque Francisco de Guisa y el cardenal de Lorena, tíos de la joven reina María Estuardo, tienen un gran ascendente sobre el rey por influencia de ésta. Dirigen los aspectos más relevantes de la política real y se creen con el derecho de reprimir el protestantismo en nombre del rey y del respeto al orden establecido. Diversos protestantes intrépidos decidieron desde ese momento separar al rey de su influencia y empiezan a organizar un complot para raptar al rey y a su familia, entre ellos a la reina madre, Catalina de Médicis.

Other Languages