Congregación religiosa católica

César de Bus (1544-1607), fundador de los Padres de la Doctrina Cristiana, la primera Congregación religiosa clerical, en París, 1582

Una congregación religiosa católica es un instituto religioso aprobado por la Iglesia católica. Como todos los miembros de un instituto de vida consagrada, los de las congregaciones deben emitir los votos de castidad, obediencia y pobreza. Los votos de las Congregaciones se llaman simples, o temporales, ya que se renuevan cada año o cada período de tiempo según estipulen sus Constituciones. Desde sus orígenes a los miembros de las congregaciones se les llamaba religiosos con votos simples[2]

Definición

Los miembros de las Congregaciones religiosas profesan los consejos evangélicos por medio de votos simples o temporales. En la imagen: Misioneras de la Caridad, fundadas en 1950 por la beata Teresa de Calcuta

Etimología

Congregación es un nombre genérico que tiene un origen antiguo en la historia de la vida religiosa, y se usaba principalmente como sinónimo de "Orden", "Cofradía", "Sociedad" o "Religión". Casiano lo usa para designar la unión de varios monjes en el coro, posteriormente se usó para referirse a la unión de varios monasterios por lazos de fundación, aunque conservasen su autonomía. En su origen, a las Sociedades de vida apostólica en el siglo XVI, se les llamaba Congregaciones seculares. Para diferenciarlas de estas, desde ese mismo siglo, comenzó a usarse el término de Congregación religiosa para designar a los institutos que emitían votos simples o temporales que se renovaban según un plazo determinado, a la vez que se distinguían de las Órdenes religiosas, porque sus miembros emitían votos solemnes, es decir una sola vez para siempre.[4]

Definición canónica

Por tanto, una Congregación religiosa, siguiendo el Código de Derecho Canónico (CIC), es un Instituto religioso, cuyos miembros, a los preceptos comunes de todos los fieles, añaden los tres consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, obligatorios por medio de los votos simples o temporales, que se han de renovar al vencer el plazo, y públicos, es decir, aceptados como tales por la Iglesia.[5]

Other Languages