Congregación para las Iglesias Orientales

Congregación para las Iglesias Orientales
Congregatio pro Ecclesiis Orientalibus
Coat of arms Holy See.svg
Emblema de la Santa Sede

V d Conciliazione - pal Convertendi P1090089.JPG
Palazzo dei Convertendi.
Información general
TipoIglesias orientales católicas
Fundación1917
JurisdicciónIglesia católica
SedePalazzo dei Convertendi
Roma
Organización
Sumo PontíficeFrancisco
PrefectoCardenal Leonardo Sandri
SecretarioArzobispo Cyril Vasil’
Secretario adjuntopresbítero Lorenzo Lorusso
Cardenal prefecto Leonardo Sandri.
Secretario arzobispo Cyril Vasil’.

La Congregación para las Iglesias Orientales (Congregatio pro Ecclesiis Orientalibus) es la congregación de la Curia Romana responsable por el contacto con las Iglesias orientales católicas con la finalidad de asistir a su desarrollo, proteger sus derechos y también conservarlas íntegramente dentro de la Iglesia católica, manteniendo su patrimonio litúrgico, disciplinario y espiritual. Tiene competencia sobre todas las materias, ya sea concernientes a personas o cosas, que afectan a las Iglesias orientales católicas.

Su sede está en el Palazzo dei Convertendi en Roma, que es uno de los edificios de Italia en los cuales la Santa Sede goza de derecho de extraterritorialidad y de excepción de expropiación y de impuestos, según fue establecido por los Pactos de Letrán del 11 de febrero de 1929.[1]

Historia

El primer organismo de la Santa Sede que se encargó de asuntos relacionados con las Iglesias orientales fue la Congregatio de rebus Graecorum creada por el papa Gregorio XIII en 1573 para asuntos de rito bizantino y la promoción de la fe entre otros cristianos orientales. El papa Clemente VIII (1592-1605) la transformó en Congregatio super negotiis sanctae Fidei et religionis catholicae, para los asuntos de los bizantinos y otros orientales, y para promover la propagación de la fe en los países paganos. Sus funciones pasaron a ser ejercidas por la Congregación de Propaganda fide, establecida en 1622, que también supervisaba la actividad misionera. La Congregación para las Iglesias Orientales tiene su origen en la Congregatio de Propaganda Fide pro negotiis ritus orientalis, fundada por el papa Pío IX el 6 de enero de 1862 mediante el breve Romani Pontifices. Había un solo prefecto, pero con dos secretarios diferentes para coordinar las secciones respectivas, con su propio personal, consultores y archivo.

La congregación se volvió independiente de la Propaganda fide mediante el motu proprio Dei Providentis de 1 de mayo de 1917 del papa Benedicto XV, con el nombre de Congregatio pro Ecclesia Orientali, y que dispuso que el papa fuera su prefecto. Asumió su nombre actual el 15 de agosto de 1967 por la constitución apostólica Regimini Ecclesiae Universae del papa Pablo VI, quien designó como prefecto al cardenal Gustavo Testa, hasta entonces secretario.[2]

Sus responsabilidades fueron notablemente incrementadas por el papa Pío XI mediante los motu proprio Inde ab initio Pontificato de 1930 y Sancta Dei Ecclesia de 25 de marzo de 1938. Desde el pontificado del papa Juan Pablo II, con la constitución apostólica Pastor Bonus de 28 de junio de 1988, asumió su actual fisonomía. Recibió la misma autoridad sobre eparquías, obispos, clérigos, religiosos y fieles del rito oriental que tienen las congregaciones para los Obispos, para el Clero, para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y para la Educación Católica, respectivamente sobre las diócesis, obispos, clérigos, religiosos y fieles del rito latino. Además, tiene exclusiva autoridad sobre la Iglesia católica en todos sus ritos en las siguientes regiones: Egipto con la península de Sinaí, Eritrea, norte de Etiopía, Bulgaria, Chipre, Grecia, Israel, Irán, Irak, Líbano, los Territorios Palestinos, Siria, Jordania y Turquía.[3]​ Anteriormente la jurisdicción exclusiva alcanzaba también al sur de Albania, Georgia y Armenia, pero luego pasaron a ser de la Secretaría de Estado.

Art. 56 — Congregatio ea cognoscit, quæ, sive quoad personas sive quoad res, Ecclesias Orientales Catholicas respiciunt.

Other Languages