Congregación de los Hermanos Maristas

Congregación de los
Hermanos Maristas
Mary's monogram (Marist Brothers).svg
Nombre latino Fratres Maristae Scholarum
Siglas F.M.S.
Gentilicio Marista
Tipo Congregación de Derecho Pontificio
Fundador San Marcelino Champagnat
Fundación 2 de enero de 1817
Lugar de fundación Bandera de Francia La Valla-en-Gier, Francia
Aprobación 1863
Superior General Hno. Emili Turú
Lema «Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús»
«Formar buenos cristianos y honrados ciudadanos»
Presencia Mundial
Actividades Educación
Sitio web http://www.champagnat.org/
[ editar datos en Wikidata]

La Congregación de los Hermanos Maristas es una congregación religiosa católica que forma parte de la Familia Marista. Fue fundada en La Valla-en-Gier, departamento de Loira ( Francia), el 2 de enero de 1817 por san Marcelino Champagnat, un sacerdote de la diócesis de Lyon que fue canonizado el 18 de abril de 1999 por Juan Pablo II.

Los Hermanos Maristas, unos 3800 alrededor del mundo, no son clérigos; de hecho, en la selección de postulantes para el noviciado, nunca se acepta a nadie que tenga aspiraciones de sacerdocio. Ello apunta a asegurar que los internos tengan aptitudes especiales para la misión de educar. El Instituto posee tres tipos de establecimientos: el Postulantado (o Pre Noviciado), el Noviciado, y el Escolasticado (o Post Noviciado).[2]

El hermano Emili Turú es el actual Superior General de la Congregación, quien reside en Roma.

Historia

Marcelino Champagnat y los Hermanitos de María

El Instituto de los Hermanos Maristas fue fundado en Francia, en el poblado de La Valla-en-Gier, cercano a Lyon, el día 2 de enero de 1817, con el nombre de los Hermanitos de María (Petits Frères de Marie),[1] por san Marcelino Champagnat y un grupo de sacerdotes ordenados en 1816. Aunque el Instituto no formaba parte del plan inicial del Padre Courveille, iniciador de la Sociedad de María y superior de facto, y pese a la oposición de algunos de sus compañeros, Champagnat les insistió repetidas veces desde los primeros diálogos en el seminario, sobre la idea de realizar una fundación de Hermanos educadores dentro de la Sociedad de María. Marcelino tenía 17 años.

Marcelino conocía la realidad de la educación rural en Francia después de la revolución; maestros incompetentes, bohemios y que maltrataban a los alumnos (de hecho la razón por la cual abandonó la escuela fue precisamente el castigo que un profesor le aplicó a uno de sus compañeros), pero sobre todo, enseñaban a los niños a amar a Dios y la religión.

En noviembre de 1818 funda la primera escuela en su pueblo natal, Marlhes. Y al año siguiente en su parroquia, en La Valla. En torno a Marcelino se formó un grupo de diez sacerdotes Maristas que, unidos a los diez del padre Jean Claude Colin, formaron el núcleo fundacional de la Sociedad de María. Durante bastantes años Champagnat se encargó de la formación en L'Hermitage de los Padres Maristas, al mismo tiempo que formaba a sus propios Hermanos (Maristas) de enseñanza. En 1830 fue elegido rector provincial marista para la diócesis de Lyon.

En 1836 parte para las misiones de Oceanía el primer contingente Marista: el obispo Pompallier, junto a cuatro sacerdotes maristas (uno murió en el viaje, otro murió mártir y quien fue el primer santo marista, el obispo san Pedro Chanel) y tres Hermanos Maristas del padre Champagnat. Grande fue el deseo de Champagnat de ir él mismo a las misiones, pero la obra de los Hermanos lo retenía; lo compensó enviando varios otros contingentes de sus Hermanos como colaboradores de los Padres y dando a la Iglesia los primeros Hermanos mártires.

En adelante, los pedidos de nuevas fundaciones se harán tan perentorios, que a la fecha de muerte del fundador Marcelino Champagnat, en 1840, existían 48 escuelas fundadas donde se educaban unos 7000 alumnos. En el mismo lapso, Champagnat dejó 280 Hermanos, más 49 que ya habían fallecido.

Reconocimiento pontificio y difusión

Emblema original de los Hermanos Maristas.

El nombre original de la congregación era el de Petits Fréres de Marie (Hermanitos de María). Sin embargo, desde la aprobación de la congregación como Instituto de Derecho Pontificio por el papa Pío IX en enero de 1863, la Santa Sede le otorgó el nombre oficial de Fratres Maristae Scholarum (Hermanos Maristas de la Enseñanza, con la sigla en latín F.M.S.), nombre con el que se les conoce en la actualidad.

Con la llegada del siglo XX, los Hermanos Maristas deben afrontar una serie de dificultades que se interpondrán en su misión de educar. Ya en 1903 habían sido expulsados de Francia, país donde se fundó la Congregación. Luego del período imperialista el mundo estaba en época de crisis, y los Maristas no estuvieron ajenos a ello. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, alrededor de 1.037 Hermanos fueron obligados a enlistarse en los ejércitos de sus respectivos países, muriendo alrededor de 136 y quedando heridos unos 400. En la Guerra Civil de España, país desde donde provienen muchos Hermanos Maristas, fueron asesinados unos 172 hermanos, y 57 fallecieron en combate. Para la Segunda Guerra Mundial la situación no fue diferente; unos 800 Hermanos fueron movilizados, y 80 fallecieron.

Además de todos estos conflictos bélicos que atentaron contra las vidas de cientos de Hermanos, los miembros de la Congregación sufrieron la persecución en muchos países durante el siglo XX; Barcelona ( 1909), México ( 1914, 1924, 1926, 1932 y 1982), Alemania ( 1937), Grecia ( 1916 y 1941), Egipto (1941) y China ( 1906 y 1950), Zaire ( 1964), Siria ( 1967), Nigeria ( 1967), Cuba ( 1961), Angola y Mozambique ( 1975), Argelia ( 1976 y 1994), Rodesia ( 1978), Líbano ( 1983 y 1986) y Ruanda ( 1994). En este último país estaba ocurriendo el genocidio entre los hutus y los tutsis. Cuatro hermanos de origen español fueron asesinados mientras atendían un campo de refugiados ruandeses en Nyamirangwe, Zaire, el 31 de octubre de 1996. Los Hermanos Fernando de la Fuente de la Fuente, Miguel Ángel Isla Lucio, Servando Mayor García, y Julio Rodríguez Jorge, son recordados hasta el día de hoy por la comunidad marista como "Los Mártires de Bugobe (o de Zaire)".

Marcelino Champagnat fue canonizado el 18 de abril de 1999 por el papa Juan Pablo II.

Other Languages