Confucianismo

Confucianismo
Konfuzius-1770.jpg
El filósofo chino Confucio
Fundador(es) Discípulos y seguidores de Confucio tras su muerte
Tipo Religión china, filosofía espiritual
Número de seguidores estimado 110 millones (2010)[ cita requerida]
Seguidores conocidos como Confucianos o confucianistas
Escrituras sagradas Los Cinco Clásicos (Liu Ching) y los Cuatro libros (Ssu Shu)
Lengua litúrgica Chino
País o región de origen Bandera de República Popular China China
Lugares sagrados Bandera de República Popular China Qufu ciudad situada en la provincia de Shandong, en China
País con mayor cantidad de seguidores Bandera de República Popular China China
Religiones relacionadas Taoísmo, budismo chino, religión tradicional china
[ editar datos en Wikidata]

El confucianismo, a veces también llamado confucionismo,[1] es el conjunto de doctrinas morales y religiosas predicadas por los discípulos y seguidores de Confucio tras su muerte. El nombre en chino de su escuela podría ser traducido por ‘escuela de los letrados’. El confucianismo ha ejercido una gran influencia sobre China, Corea, Vietnam y Japón. Fue la religión oficial de China hasta el siglo VII. El canon de la filosofía confuciana lo componen los Cuatro libros. Su pensamiento se formó durante un largo período que abarca las épocas de Primaveras y otoños y Reinos combatientes (siglos VII al III a. C.). Cuando China fue reunificada por Qin Shi Huang ( 221 a. C.), ya era una doctrina perfectamente formada y definida, con muchos seguidores y un gran corpus textual. Tras la breve dinastía Qin, su núcleo fundamental se ha mantenido intacto, excepto por posibles errores de transmisión e interpolaciones que sólo afectan lo accidental.

Como para la mayor parte de sus contemporáneos, los confucianos ven al cosmos como algo armónico que regula las estaciones, la vida animal, la vegetal y la humana. Si esta armonía era trastornada, habría graves consecuencias. Un ejemplo común que utiliza el confucianismo es el del mal gobernante que conduce a su pueblo a la ruina mediante su conducta.

El mal gobierno contradiría el orden natural y viola el Mandato del Cielo. El gobernante que se conduce así pierde su legitimidad y puede ser depuesto por otro que recibirá este mandato.

Los cinco clásicos (Liu Ching)

Se trata de la recopilación más antigua. Durante la dinastía Qin se vería afectada por la quema de libros del año 213 a. C. Debido a dicha circunstancia desaparecería el Yuejing (Libro de la música).

  1. I Ching o Yijing (Libro de las mutaciones)
  2. Shijing (Libro de las odas)
  3. Shujing (Libro de la historia)
  4. Lijing (Libro de los ritos)
  5. Chunqiu (Anales de primavera y otoño)

Los cuatro libros

Más vinculada con el propio sería la recopilación posterior que se publicaría por primera vez como tal en 1190. Las dos primeras obras se corresponden a los capítulos 42 y 31 del Li Chi.

  1. Gran Saber ( chino tradicional: 大學,  chino simplificado: 大学,  pinyin: dà xué)
  2. Doctrina de la medianía (en chino: 中庸,  pinyin: zhōngyōng)
  3. Analectas ( chino tradicional: 論語,  chino simplificado: 论语,  pinyin: Lúnyǔ)
  4. Mencio (en chino: 孟子,  pinyin: mèng zĭ)

Doctrina

Templo confuciano en el lago del Loto, Kaohsiung ( Taiwán).

Culto a los antepasados

Los confucianos eran practicantes de un culto que giraba alrededor de la adoración a los antepasados y de poderes entre los cuales el Cielo era el más claro. El Señor de lo Alto (Shangdi), que es a veces mencionado, era algo más arcaico. Cuando aparece en los textos de los Cuatro Libros, el Cielo es un poder superior, que no está ni personalizado ni tan separado del mundo. No es algo pasivo, pues de él vienen los mandatos y acciones, pero no es un dios del tipo judeocristiano. El Señor de lo Alto aparece como una divinidad suprema en los huesos adivinatorios de la dinastía Zhou. Los textos confucianos, al remontarse a épocas de la Antigüedad, lo mencionan a veces.

El culto a los antepasados tiene una gran importancia. Implica la creencia de que las almas de los difuntos pueden beneficiar o castigar a sus descendientes. Su evolución posterior lo convirtió en un rito cívico simbólico. Sin embargo, ni Confucio ni Mencio hablan de esa forma del culto a los antepasados. Otro elemento de importancia en el confucianismo es el rey o emperador, también llamado el Hijo del Cielo. Él sería quien mediaría entre el Cielo y los hombres. El gobernante chino tiene el mandato y con él la autoridad de celebrar ritos.

Armonía con el cosmos

Según el confucianismo, el hombre debe armonizarse con el cosmos, es decir, estar de acuerdo a lo ordenado por el Cielo. Para ello, debe autoperfeccionarse mediante la introspección y el estudio. Si el hombre lo logra, tendrá conocimiento de sí mismo y de los deseos del Cielo, lo que le servirá para desarrollar su Li, que significa los ritos, las ceremonias, la rectitud y las buenas formas interiorizadas. El Li es útil para desarrollar el Ren que se podría traducir por «buenos sentimientos hacia los demás hombres». La práctica del Ren supone las virtudes Zhong y Shu, que se traducen aproximadamente como ‘lealtad’ y ‘perdón’, o como ‘fidelidad’ y ‘compasión’. Si el hombre tiene Ren, podrá fácilmente practicar la justicia, los buenos principios, llamados Yi.

En el confucianismo, Yi se opone a Li, siendo este último de diferente tono y grafía al Li anteriormente citado que significa ritos o ceremonia. El Li opuesto a Yi significa beneficio, ganancia, lo que supone alejamiento de la generosidad que exige Ren.

El hombre que practica las anteriores virtudes es un Junzi, un hombre superior. El término viene de las clasificaciones jerárquicas que denotaban a los nobles y caballeros. Se opone a Shunin, los plebeyos. Sin embargo, en el confucianismo el término resalta superioridad moral, sin relación al origen social. El Junzi sería educado y justo, la (virtud) le sería inherente y siempre estaría en el Justo Medio, que indicaba la necesidad de moderación en todo. Además, el Junzi conoce y respeta los mandatos del Cielo, y conoce el propio.

El confucianismo nos sostiene que hay pocos hombres superiores y que la mayoría la conforman los Xiaoren, literalmente hombrecillos. Ellos son hombres vulgares que no se elevan a lo mejor de la humanidad. Debido a esto, el hombre superior tiene la misión de ocupar cargos públicos para poder dirigir a la sociedad. Este punto es importante ya que la burocracia de la China posterior llegó a identificarse mucho con esta idea, dando lugar a gran espíritu de servicio en las buenas épocas. Sin embargo, en los tiempos de decadencia, como pudieron verlo los europeos en el siglo XIX, era mayormente una doctrina seca e hipócrita, muy lejos de los pensamientos del confucianismo.

Ritos funerarios

La muerte de una persona para la cultura china no significa en absoluto el cese de su participación en la vida común de la familia. Existe una relación entre los vivos y los muertos.

Los ancestros a parte de dar protección a la prosperidad a nivel tanto de felicidad como con el entorno social, también la dan a nivel económico de la unidad familiar.

Aparte de ello otorgan a la familia la  cualidad de en vez de ser un solo núcleo familiar, ser una línea de descendencia continua.Los ritos funerarios chinos, forman parte de la tradición folclórica, una tradición oral de dogmas y doctrinas, con un fuerte pasado clerical. (Prueba es el hecho de que aún se podían encontrar chamanes de las primeras religiones chinas hasta entrado el siglo XX)

Por tanto es sistema religioso chino es una integración de varias religiones tradicionales, de cuyas podemos destacar el Budismo el Taoísmo o el Confucianismo.

Pasos de un rito funerario con entierro (Cabe recordar que también existe la posibilidad de la incineración):

1-Ritos funerarios antes de la muerte:

Desde la antigüedad, la sociedad tradicional china ha estado marcada por los ritos vinculados al mundo de la muerte y los espíritus. Debido a ello, existían numerosas prácticas que se realizaban antes, durante y después de la muerte física de una persona. En la fase en que el individuo en cuestión estaba agonizando había tres componentes a tener en cuenta:

-La almohada: se creía que si el hombre podía verse los pies en el momento agonizante, la desgracia acompañaría a su descendencia. Por este motivo, la almohada debía retirarse para que reposara en horizontal y así pudiera morir en tranquilidad. Esta es una posición incómoda, dado que dificulta la respiración, pero imposibilita la visión de las extremidades. La almohada en la cual se ha apoyado el difunto no podía volver a utilizarse, ya que tenía una influencia nefasta. Era habitual arrojarla al tejado de la casa para que se descompusiera con el paso de los años.

-Las ropas: cuando la muerte acechaba de cerca al hombre, la familia seleccionaba y preparaba las vestimentas del difunto. Existían diversas y complejas costumbres supersticiosas en relación a la confección de las ropas y a la elección de las telas. Por ejemplo, era importante llevar unas botas de papel con las suelas flexibles, dado que la suela dura es insoportable para los muertos. Se procuraba que los vestidos no incluyeran cinturón y que los botones estuvieran desabrochados. De esta manera, los niños de la familia no serían secuestrados. Los botones de cobre eran demasiado pesados para que el ánima cargara con ellos, por ello debían evitarse. A ser posible, el traje debía ser nuevo y no compuesto de pelaje, puesto que se temía la reencarnación en el cuerpo de un animal. Respecto a la mujer, lo correcto era que llevara un vestido y un velo, además del atuendo correspondiente a la costumbre regional.

-La cama: el sujeto era transportado a un lecho ajeno al familiar con el propósito de distanciarlo de los malos espíritus y de evitar que el alma fuese condenada a cargar eternamente con ladrillos. De este modo, el hombre conseguiría descansar en paz.

2- La reunión del núcleo familiar:

Cuando se acerca la muerte de un anciano, toda la familia debe reunirse. Pueden llegar a viajar largas distancias para reunirse alrededor de la cama del anciano a esperar su muerte. Cuando fallece todos lloran a lágrima viva, se retiran todos los ornamentos de la casa y se coloca una pancarta blanca sobre la puerta para notificar que se ha producido una defunción en esa vivienda.

Cuando alguien fallece, en el momento en el que lo hace se procede al lavado de cuerpo. Después se viste el difunto de las mejores ropas de las que disponga, también se le perfuma y se le embalsama. Luego, se sienta el difunto en la silla de mayor calidad que se pueda obtener. En esa posición, se procede a hacer el velatorio.

3-Velatorio:

Durante siete días, tres o cinco, dependiendo de la importancia social del difunto, se vela al muerto. Se avisa a la familia, amigos,  y sirvientes si los tuviera, y luego por orden jerárquico (primer hermano mayor, segundo hermano mayor…), se van despidiendo de ella o el, con palabras de arrepentimiento y tristeza. Luego los amigos se despiden por orden de intimidad, y más adelante los sirvientes.

Los familiares y amigos por cortesía, normalmente traen algún tipo de dinero para el entierro, o algún tipo de ofrenda material. Es necesario que durante todo el periodo que dura este acto haya un familiar cercano siempre al lado del féretro para guardarle.

Una vez hecho este acto, se dispone al fallecido en un ataúd compuesto con una madera aromática de la zona, luego se le dispone sobre unos caballetes o sobre una mesa con velas encendidas, pan, frutas y otros manjares. Después se le cubre con una tela blanca, en la que se pinta al huésped de la forma más acotada posible. Luego durante 15 días el féretro recibe la visita diaria por la noche de religiosos o sacerdotes que hacen sacrificios y ofrecen oraciones, traen muchos papeles pintados con dibujos de bienes que el muerto debe (o se desea) obtener en la otra vida, y los queman. En unas cuerdas que dispuestas para ello hay en la habitación se cuelgan collares de cuentas como ofrenda, luego gritan para mandar el muerto al cielo.

Existen cinco grados de duelo. Se utilizan vestimentas de diferentes colores según la relación que tuvieran con el fallecido: blanco, negro, azul y verde. Los familiares van vestidos con una tela blanca compuesta de lana cruda, si su posición es suficientemente alta, o del llamado lienzo crudo, compuesto de lino, yute o algodón teñido. Los amigos y familiares más lejanos sólo deben llevarlo hasta el momento del entierro, más adelante es de su elección. No se puede llevar atuendo de piel animal, porque el muerto podría verse obligado a reencarnarse en ese animal.

4- El entierro:

Una vez terminados los 15 días, toman el féretro y le llevan hacia el llano en procesión con músicos junto con todos los parientes, sirvientes y amigos que llevan velas. Cuanto más grande sea la procesión, más importante es el enterrado (en algunos entierros de gente muy pudiente se contrataban lloradores y lloradoras).  Cuando llegan al sitio, se entierra el cadáver bajo tierra en un ataúd más elaborado y en vez de lápida, plantan un pino, de los cuales están llenos los cementerios, y nunca más lo tocan si o muere porque lo toman por algo sagrado. Queman sobre la sepultura papeles donde están pintados, caballos, plata, oro, esclavos etc para que el difunto pueda disponer de ellos en la otra vida. Una vez sepultado, hacen un gran banquete y fiesta, ya que creen que con la alegría que se festejen ellos, será recibido el difunto en la otra vida. La ceremonia debe cerrarla un maestro del budismo o del taoísmo. Durante un periodo de tiempo de 49 días, cada siete días, respecto a la fecha del entierro, tiene que venir la familia a volver a ofrecer el sacrificio de los papeles pintados. Los encuentros se realizan siempre cada un número impar de días porque los números pares son considerados ocasiones alegres.

5- La Cremación:

En los últimos años también se ha incrementado la popularidad de la incineración como rito funerario. Todos los rituales exceptuando el punto de la incineración en vez del entierro son muy parecidos, una vez efectuadas todas las oraciones necesarias por parte del clérigo designado para la ocasión. Una vez quemado el cuerpo los miembros de la familia recogen los huesos con unos palillos y los sitúan en un columbario.

6- Un nuevo ancestro;

Ningún rito funerario está completo, si no se sitúa al ritualizado en su nueva posición post mortem como ancestro de la familia.

La urna ( en el último caso) con una foto, que es lo que normalmente se incluiría en el altar ancestral de la casa.

Other Languages
Alemannisch: Konfuzianismus
aragonés: Confucianismo
العربية: كونفشيوسية
asturianu: Confucionismu
azərbaycanca: Konfutsiçilik
башҡортса: Конфуцианлыҡ
Boarisch: Konfuzianismus
žemaitėška: Konfucēnėzmos
беларуская: Канфуцыянства
беларуская (тарашкевіца)‎: Канфуцыянства
български: Конфуцианство
brezhoneg: Konfusianegezh
bosanski: Konfucijanizam
català: Confucianisme
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Ṳ̀-gă
کوردیی ناوەندی: کۆنفووشیزم
čeština: Konfucianismus
Cymraeg: Conffiwsiaeth
English: Confucianism
Esperanto: Konfuceismo
euskara: Konfuzianismo
français: Confucianisme
贛語: 儒家
客家語/Hak-kâ-ngî: Yì-kâ
Fiji Hindi: Confucianism
hrvatski: Konfucijanizam
interlingua: Confucianismo
Bahasa Indonesia: Agama Khonghucu
Ilokano: Konpusianismo
íslenska: Konfúsíusismi
italiano: Confucianesimo
日本語: 儒教
Basa Jawa: Konfusianisme
қазақша: Конфуциандық
한국어: 유교
Кыргызча: Конфуцийчилик
Lëtzebuergesch: Konfuzianismus
Limburgs: Confucianisme
lietuvių: Konfucianizmas
latviešu: Konfūcisms
Basa Banyumasan: Kong Hu Cu
Baso Minangkabau: Konfusianisme
македонски: Конфучијанство
Bahasa Melayu: Konfusianisme
Mirandés: Cunfucionismo
မြန်မာဘာသာ: ကွန်ဖြူးရှပ်ဝါဒ
Plattdüütsch: Konfuzianismus
Nederlands: Confucianisme
norsk nynorsk: Konfutsianismen
norsk bokmål: Konfucianisme
occitan: Confucianisme
Livvinkarjala: Kongfucelaižus
polski: Konfucjanizm
Piemontèis: Confucianism
português: Confucionismo
Runa Simi: Ru llup'ina
română: Confucianism
русиньскый: Конфуціанство
саха тыла: Конфуцианизм
sicilianu: Cunfucianismu
srpskohrvatski / српскохрватски: Konfučijanstvo
Simple English: Confucianism
slovenčina: Konfucianizmus
slovenščina: Konfucionizem
српски / srpski: Конфучијанство
svenska: Konfucianism
Kiswahili: Ukonfusio
Tagalog: Confucianismo
татарча/tatarça: Конфуцийчылык
українська: Конфуціанство
oʻzbekcha/ўзбекча: Konfutsiylik
Tiếng Việt: Nho giáo
Winaray: Confucianismo
მარგალური: კონფუციანობა
中文: 儒家
文言: 儒家
Bân-lâm-gú: Jû-ka
粵語: 儒家