Conferencias Panamericanas

Orígenes

Sus antecedentes, según algunos historiadores, están en el Congreso de Panamá convocado por Simón Bolívar en 1826. Estuvieron representados los gobiernos de Colombia, Guatemala, México, Perú y Estados Unidos. Después se reunieron los hispanoamericanos en varias ocasiones, aunque estos esfuerzos resultaron frustrados.

Según Germán de la Reza esas ocasiones fueron:

  • A principios de 1831 México buscó reunir a los gobiernos en torno a un acuerdo comercial con el compromiso de asistir a la asamblea general que debía constituirse. En 1841 se dio por fracasado el intento.
  • El Primer Congreso de Lima: el 9 de noviembre de 1846 Perú extendió una invitación que logró reunir a Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y Nueva Granada entre el 11 de diciembre de 1847 y el 1 de marzo de 1848 en Lima. Aunque se lograron algunas declaraciones sobre confederación, comercial, postal y consular, solo la última fue ratificada.
  • El 15 de septiembre de 1856, Perú, Ecuador y Chile celebraron en Santiago el Tratado Continental de Unión Confederativa. Se acordaron una ciudadanía confederada; alianza contra las agresiones extranjeras; trato nacional a las naves y a los bienes producidos por los confederados; adopción de un mismo sistema de monedas, pesos y medidas, etc. No fue ratificado por ninguno de los congresos nacionales.
  • En agosto de 1861, la cancillería peruana convocó a la creación de una “alianza defensiva para rechazar la reconquista europea en el caso de que se pretenda, cualquiera que sea el nombre con que se la disfrace y la potencia que acometa realizarla”. En marzo siguiente, las legaciones hispanoamericanas en Washington firmaron ad referendum un protocolo con las bases de la alianza americana. Sin embargo, la consecuente adhesión a un tratado de respeto por las soberanías, de no intervención en asuntos internos y la sustitución de la Doctrina Monroe por tratado multilateral, no prosperaron.
  • El Segundo Congreso de Lima: sesionó en Lima desde el 14 noviembre de 1864 y por espacio de cincuenta y seis conferencias hasta su clausura el 13 de marzo de 1865. Ocurrió durante los inicios de la Guerra hispano-sudamericana.

La falta de éxito y la Edad de oro de la Doctrina Monroe, permite a Estados Unidos posicionarse como falso heredero de los congresos de unión hispanoamericana de 1826, 1847, 1856 y 1865. En 1889 EE.UU. convoca a la Primera Conferencia que conforma de a poco un sistema de cooperación comercial y técnico. Así como la creación de una legislación y diplomacia hemisferica dentro del llamado sistema interamericano expresado en la Organización de Estados Americanos (OEA), que se crea más tarde en la Conferencia Panamericana de Bogotá en 1948 y 1965.