Confederación muisca

Confederación Muisca

Bandera

1450-1537

Flag of Cross of Burgundy.svg

Escudo de Confederación Muisca

Escudo

Ubicación de Confederación Muisca
Mapa de la Conferedación Muisca.
Capital Bacata,

Hunza, Suamox (~1450–1540)

Idioma principal Muysccubun (Idioma muisca)
Religión Creencias muiscas
Gobierno Confederación
Período histórico América precolombina
 • Establecido 1450
 •  Conquista española 1537
Superficie
 • 1537 46 972 km²
Población
 • 1537 est. 800,000 - 1,200,000 
     Densidad 800 hab./km²
Gentilicio: Muysca

La Confederación Muisca fue el tipo de organización político-administrativa que agrupó a los muiscas en el territorio central de la actual República de Colombia antes de la invasión española. Las cuatro unidades político-territoriales confederadas fueron: el Zipazgo de Bacatá, el Zacazgo de Hunza, el territorio sagrado de Iraca y el territorio sagrado de Tundama, además de un grupo de territorios autónomos.

La Confederación surgió hacia 1450 y subsistió hasta aproximadamente 1541, al consolidarse la conquista española del territorio central colombiano. Se extendía desde el Río Chicamocha, al Norte, hasta el Páramo de Sumapaz, al Sur, y desde Vélez, Facatativá y Zipacón, al Oeste, hasta los declives de la Cordillera Oriental vecina a los llanos del Meta y el Casanare, al Este.

El dominio territorial de la Confederación Muisca abarcaba gran parte de las tierras altas de la Cordillera Oriental de Colombia, en los actuales departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Santander. En Cundinamarca los principales focos de ocupación humana fueron las planicies de Bogotá, Ubaté y los valles de Pacho, Fusagasugá, Tenza y Cáqueza). En Boyacá, las planicies de Tunja, Moniquirá, Chiquinquirá, Duitama, Villa de Leyva y Sogamoso. En el sur de Santander, entre los ríos Suaréz y Chicamocha).[1]

Organización

Ubicación de la Confederación Muisca en el mapa de la República de Colombia.

La Confederación Muisca comprendía un territorio de aproximadamente 46.972 km2 (área un poco mayor que la de Suiza: 41.285 km2), desde el Norte, en la región del Chicamocha, hasta el Páramo de Sumapaz al Sur, y desde Vélez, Facatativá y Zipacón al Occidente, hasta los declives de la Cordillera Oriental, en límites con los llanos del Meta. En dicho territorio habitaba una población de aproximadamente 1.200.000 habitantes a la llegada de los españoles.[2]

Existían lazos de parentesco entre los poblados de Bacatá y Chía, Tunja y Ramiriquí, y Duitama y Tobasía.[4]

El gobernante que tenía dominio sobre un territorio respetaba el gobierno autónomo de los pequeños gobernantes subordinados y mantenía la territorialidad de las respectivas comunidades, pero se convertía en el máximo jefe militar y además en el detentador final y principal beneficiario de un complejo sistema de tributos comunitarios.[8] Cada comunidad estaba regida por su dirigente particular, tenía un importante grado de autonomía y se sentía parte de la Confederación.

Además de estar constituida por clanes hermanos, con una cultura similar y un idioma común (aunque con variantes regionales), la Confederación garantizaba la defensa común ante enemigos externos, como los panches, con quienes continuamente combatían los muiscas. Por esta razón, los güechas (guerreros muiscas) dependía directamente del máximo gobernante territorial: el Zipa o el Zaque.

Other Languages