Confederación Iroquesa

Irinakhoiw
Confederación Iroquesa
¿ 1142?- 1754

Royal Standard of King Louis XIV.svg

Moderna bandera de las Cinco Naciones

Bandera

Ubicación de
Expansión de la Confderación Iroquesa (1638–1711).
Capital Onondaga
Idioma oficial mohawk- oneida
onondaga
seneca- cayuga
tuscarora
Religión Religión aborigen, cristianismo
Gobierno Democracia representativa
Historia
 • Establecido ¿ 1142?

La Confederación Iroquesa, o las Cinco Naciones, fue una liga o confederación iroquesa de carácter democrático, con características tanto participativas como representativas, combinadas con algunas hereditarias. Se hallaba constituida por tribus amerindias de lengua iroquesa, que habitaban el noreste de Estados Unidos y el sureste de Canadá en la zona de los Grandes Lagos. La Confederación estaba formada originalmente por cinco tribus ( cayuga, mohawk, oneida, onondaga y seneca) que se confederaron a mediados del siglo XII, y a las que se sumó tuscarora en 1720.

Se llamaban a sí mismos nadowa y el nombre que recibieron de los europeos proviene del algonquino irok-ois o de irinakhoiw, «real unión». También adoptaron el nombre de Haudenosaunee o Hodinonhsioni, traducido como «pueblo de la casa grande». Su capital estaba ubicada donde hoy se encuentra la ciudad de Siracusa, Estado de Nueva York.

Existe un gran debate sobre cuándo se fundó la Confederación; la mayoría de los antropólogos y arqueólogos la ubican entre 1450 y 1600, pero se suele considerar que tuvo lugar antes de los viajes de Cristóbal Colón.[7] Los primeros registros conocidos de los iroqueses son de cerca de 1535 por las misiones de exploración de Jacques Cartier.

Confederación y la Gran Ley de la Paz

El régimen democrático de la Confederación estaba regulado por una constitución de 117 artículos conocida como la Gran Ley de la Paz y gobernado por un Parlamento o Consejo de representantes de la población, considerado como el segundo más antiguo del mundo luego del Althing de Islandia.[8] La Gran Ley de la Paz establecía una especie de Estado de Derecho con estrictos límites y restricciones al poder de los gobernantes. Fijaba también una división del poder entre hombres y mujeres, determinando que ningún hombre podía presidir un clan y ninguna mujer ser jefe militar o sachem. A las jefas de los clanes correspondía elegir a los jefes militares.

Así, la Confederación tuvo una influencia directa tanto en la democracia y el constitucionalismo, como en la idea de la igualdad de mujeres y hombres en la sociedad moderna.[8] En especial Benjamín Franklin, quien tuvo trato directo con los haudenosaunee en 1753, destacó en sus obras que el grado de autonomía individual que gozaban los habitantes de la liga era desconocido en Europa y publicó los tratados indios, considerada como una de sus obras más importantes. Para pensadores o historiadores de los movimientos radicales, como Howard Zinn, la Confederación de las Seis Naciones constituye una muestra de la aplicación de la democracia radical a través de las decisiones asamblearias.

De hecho, el concepto de toma de decisiones por consenso ha sido retomado por algunas organizaciones sociales contemporáneas, en las que la decisión se construye entre las ideas de los presentes antes que eligiendo una de otra por medio de mayorías, que se deja como última opción. Convencionalmente se las considera inspiradas en las businness meetings cuáqueras. Sin embargo, los cuáqueros reconocen que no son originales suyas, sino aprendidas de su contacto histórico con la Confederación de las Seis Naciones.[ cita requerida]

Other Languages