Confederación Greco-Serbia

La idea de una confederación greco-serbia ha existido desde hace bastante tiempo, debido a los lazos amistosos y alianzas históricas entre griegos y serbios. Las dos naciones han pasado por vicisitudes históricas muy similares, han tenido enemigos a menudo comunes y el hecho de compartir la religión ortodoxa en el avispero balcánico han ayudado a forjar una amistad y simpatía mutuas sobre las que se han basado las ideas de una confederación.

Antecedentes

Imperio de Stefan Uroš IV Zar de serbios y griegos

La idea de una confederación greco-serbia ha existido desde hace bastante tiempo. Durante la Edad Media, el Imperio Griego de Bizancio incluía Grecia y partes de la Serbia moderna, aparte de otros territorios, y tenía como capital Constantinopla (la actual Estambul). Durante el siglo XIV, la mayor parte de Grecia continental perteneció al Imperio Serbio del emperador Stefan Dusan, que había aprendido griego durante su estancia en Constantinopla y que había adquirido conocimientos sobre la por aquél entonces superior cultura griega. Dusan conquistó la mayor parte de Grecia continental y se auto-proclamó en 1346 "emperador de los serbios, griegos, búlgaros y albaneses".

A principios del siglo XIX, los griegos se rebelaron contra el yugo otomano en la llamada Revolución Griega, que generó la Guerra de independencia de Grecia ( 1821- 1830). El ejemplo griego fue imitado por los serbios, que a su vez se alzaron en armas contra los turcos para lograr su independencia. En esos años, la idea de una confederación balcánica que incluyera, principalmente a serbios y griegos volvió a tomar forma.

Durante la Primera Guerra Balcánica ( 1912), Grecia y Serbia lucharon unidas contra Turquía, y en la Segunda Guerra Balcánica ( 1913), volvieron a luchar juntas contra Bulgaria. Ambas experiencias volvieron a poner sobre la mesa la idea de un destino común para dos naciones que durante siglos habían pasado por las mismas situaciones, habían luchado contra los mismos enemigos, y tenían los mismos objetivos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis lanzaron la Operación Marita, que suponía la conquista de Yugoslavia y Grecia. Ambas naciones sucumbieron y fueron ocupadas por los alemanes. De nuevo, un mismo destino unía a las dos naciones. En ambos países se organizó el movimiento de Resistencia de los partisanos: ambas guerrillas se dieron soporte mutuo durante la ocupación nazi, así como durante la posterior Guerra Civil Griega ( 1944- 1949).

Sólo durante la Guerra Fría los destinos de Grecia y Serbia difirieron: mientras que Grecia pertenecía al Bloque Occidental, adoptaba una economía capitalista y era miembro de la OTAN, Serbia pertenecía al Bloque Soviético, se regía por una economía relativamente comunista y pertenecía al pacto de Varsovia. Sin embargo, al caer el Muro de Berlín en 1989 y al aparecer los primeros síntomas de secesionismo en los Balcanes, ambos países vuelven a apoyarse.

Other Languages